Torni Segarra

Seleccionar página

* ¿Quién va a salvar a la humanidad, del dominio de las máquinas? ¿Por qué quieren quitar las máquinas? Ellas, no son las culpables de todo el deterioro de la naturaleza, etc. Antes de ellas, están las que las inventaron y manejan. Y antes de eso, está el que inventó la vida, el universo con sus leyes. La vida en la tierra y a nosotros.

* ‘¿Puedo soltar mi ira, mi frustración, mi vanidad, mi ansiedad, mi inseguridad durante los próximos 10 minutos y simplemente vivir?’

Eso cada uno, se lo tiene que demostrar. Y para ello, hemos de comprendernos. Ver cómo es la relación con las personas con quiénes vivo, me relaciono. Comprender el deseo, el ego, el ‘yo’. Comprender la vida, la naturaleza, cómo funciona. Comprender la ineludible y omnipresente muerte.

* La libertad es amor. Si tú me amas, ¿serás un tirano dictador conmigo? Y si yo te amo, porque y tú me amas, si hay dependencia, ¿habrá amor entre nosotros? Podemos decir que nos amamos. Pero será un amor, mafioso, de trueque, de bueno y malo.

* Cuando cesa la división interna, entre lo que pienso y lo que hago, ahí está el orden. Hagamos lo que hagamos eso es amor.

* ‘La completa falta de necesidad en un deseo’.

Eso es la quietud, la bondad, el silencio, la compasión el amor.

* La división todo lo estropea. Las necesidades no esenciales, llevan el desorden en sí. La soledad, no buscada, es la dicha de la relación con todo lo que nos rodea.

* En el no se hace nada. Llega el momento de hacer algo. Aunque ese algo sea también la nada.

* Todos los países -excepto Costa Rica- tienen ejército. Es como jugar a un deporte y hay uno que siempre gana. No sabe jugar muy bien, con finura, con fair play -juego limpio-. Pero, gana. La pregunta es: ¿Por qué todos juegan a su juego capitalista, de ejércitos, bancos, vida burguesa, desenfrenada, derrochadora, etc.?

* ‘Toda esta idea de querer ayudar a la gente en realidad significa que uno se convierte en un filántropo. Y un filántropo no es en absoluto un hombre religioso’.

Un filántropo, se puede convertir en un negociante. En el mundo de los filántropos. Las religiones hablan de caridad, de compartir, de auxiliar a los apurados, a los hambrientos. Pero, todo acaba en un sistema burocrático, lleno de deseo, de hacer, con su ansiedad y estrés. Por lo que, todo es un arañar, en la superficie de los problemas. Que es cada cual. Y lo qué hace con su vida.

* Mientras haya división, conflicto, eso lo va a contaminar todo lo que hacemos: las relaciones con las personas con quien convivimos, con las personas que viven lejos, cuando leemos el diario o vemos la televisión, con todos los problemas de la humanidad. Problemas con las personas en todos los ámbitos, políticos, deportistas, actores, escritores, personas relevantes, populares. Siempre estamos en conflicto, divididos, enfrentados. Esa es nuestra vida. Y a partir de ahí, primero reconocerlo, es cuando podemos hacer algo al respecto.