Torni Segarra

Seleccionar página

* Pero, cada palabra tiene su vibración, su momento, el que la emite -si lo conocemos o no, de lo que se está hablando-. La capacidad del hombre y los animales es misteriosa. Son capaces de hacer cosas, sentir, percibir no verbalmente situaciones inexplicables.

Mis abuelos tenían un perro de tamaño mediano. Mi padre decidió ir primero a una casa de campo que compartíamos. Fuimos con un carro con caballo a por un colchón, a casa de mis abuelos.

Mi padre les preguntó, ¿dónde está el perro -mi padre quería llevárselo con nosotros-? El perro no estaba, se había ido por las calles. Ese perro en esa casa de campo vivía sin ser atado, ni encerrado, comía de todo, y guardaba algo. Pues cuando volvíamos de la temporada estival. El perro se quedaba allí unas semanas solo.

Pero la sorpresa fue, que cuando llegamos a casa con el colchón. Allí estaba el perro esperándonos. Nunca venía a casa a vernos. Pero, ese día que partíamos al campo sí que vino y estaba alegre feliz. Como si supiera todo lo que estaba sucediendo. Él no se marchó y nos lo llevamos a la casa de campo.

* Nosotros sabemos que todo viene y se va -o puede irse-. Pero cuando llega ese momento. Sorprende que algo se acabó, se marchó.

Entonces, es cuando nos vemos en realidad cómo somos, como todos: vulnerables, ingobernables, impotentes para detener los hechos que suceden.

* “Cuando la morra se embaraza del sugar daddy”

¿Pueden traducirlo al español internacional -no localista-?

 ¿Encaja, decir la ‘gata’ se embaraza del ‘papi dulce’?

*Aunque parezca absurdo. El vacío es donde se asienta la verdadera conciencia. En la mente no programada.

* Las colonias y el estado colonizador. Son lo mismo: un montón de leyes represivas para que no haya libertad. Para poder seguir robando, explotando.

Tratando a las personas como si fueran inferiores. Incapaces de autogobernarse. Por eso todos los estados colonizadores, son tiranos dictadores, ladrones.

* “Si la consciencia es creada por el cerebro o está más allá de él, no se sabe todavía”.

La consciencia debe de estar primero. Es infinita.

El pensamiento es un canal de esa consciencia. Por eso, no podemos ver el infinito.

Como un canal de riego, no puede ver la inmensidad del agua del río. Ni del agua que viene de hielo de las montañas. Ni del agua que llega al llover.

* ¿No somos consciencia? Cuando nos ponen cloroformo para hacernos cirugía en el cuerpo, o nos drogamos en exceso, o cuando dormimos profundamente. La consciencia no está. No hay nada.

* Sí. He leído a Jiddu Krishnamurti. Y sigo leyendo los comentarios en Facebook. También participo en los diálogos.

Querer juzgar a alguien -halagándolo o desacreditándolo-. Es un error.

Pues todos somos iguales en lo psicológico. Por lo que tú eres, también yo lo soy.

Es decir, el observador es lo mismo que el que está observando, ve.

* He entrado en tu página de Facebook, y he visto esta frase. A la que he hecho este comentario: “Las personas heridas, hieren a las personas. Las personas sanas, sanan a otras personas”.

Ahora falta saber. ¿Quiénes están heridos y quiénes están sanos? ¿Por dónde empezaremos? Será por nosotros ¿no? Que lo pases bien.

* Solo tengo lo necesario para sobrevivir. No tengo coche, ni casa. No voy al teatro, al cine, ni a restaurantes, ni viajo por el mundo. Solo puedo chatear en Messenger.