Torni Segarra

Seleccionar página

* El amor no está en el corazón. El corazón es mundano, pasión, sensualidad. El amor, no tiene explicación. Ni norma. Es un capricho de la vida.

* “Yo no soy el cuerpo”.

Si no tuviéramos cuerpo. ¿Quiénes, cómo hablarían las personas? Todo lo que existe es sagrado: el cuerpo. Todo lo que está en la vida.

* Esa jerga de beatería, ¿no es un obstáculo para ver la verdad?

* Los cantos creo que dicen más. Que todo el palabreo supersticioso.

* La vanidad y el ego, son muy atrevidos. ¿Podemos solamente ofrecer el bien? Si cuando pisamos el suelo, destruimos miles de bacterias. Cuando nos rascamos la piel, destríos ácaros invisibles.

Y para poder alimentarnos, hemos de sacrificar animales. El mismo hecho de existir, es una molestia para los demás. Pues cada uno ha de competir para sobrevivir.

* Ser rico. Es una inmoralidad. Pues, si fuera alguien moral no sería rico.

* “Cuando uno muere siente la felicidad”.

¿Cómo lo sabe si los muertos no hablan?

* Los verdaderamente religiosos, ¿piden algo, alguna cosa?

* “La serpiente no tiene nada que ver con una raza extraterrestre conocida como Reptiliano, Draconiano, Pleyadiano y otros tantos que en forma minúscula han llegado a estudiar el experimento Anunnaki”.

¿Cómo sabes que vinieron a la tierra?

¿Alucinar no es un vicio barato?

* Aunque la mona se vista de seda. Mona se queda.

* El nirvana no existe. Es un invento para atrapar a las inocentes personas.

* ¿Lo inevitable es hacer las cosas adecuadamente? Y. ¿Quién dice cuáles son las cosas adecuadas? ¿El ego, el ‘yo’? El amor que es lo nuevo.

* “Atacar a otro es atacarse a uno”.

Pero nuestra programación dice, que hemos de sobrevivir a toda costa. Así que, el dilema es. Hay alguien dispuesto a morir. Para así no tener que matar a nadie.

Por eso, vivir siempre es a costa de los otros, de alguien. De los animales, las plantas, los árboles, de las personas que son como nosotros. Que también quieren sobrevivir a toda costa.

* “…a dónde se va la conciencia -después de muertos-?”.

No lo podemos saber. Porque, no sabemos que es la conciencia. De dónde viene, cómo se creó.