Torni Segarra

Seleccionar página

* Sí, ahí está -la conciencia-. Yo no quiero saber nada más. De dónde viene, etc.

No quiero especular.

Ya que, es una pérdida de tiempo.

* ¿Querer es estar de acuerdo con quien quieres sacar un provecho de él?

* El perro, como todo animal, entiende -obedece- porque tiene miedo de que lo expulsen de la manada.

* Dar ejemplo para que los demás actúen correctamente. Tiene poco valor. Pues, la humanidad no ha cambiado después de miles de años de ejemplos.

Es uno el que ha de comprender, lo que es la realidad de la vida. Y actuar.

* ¿Nos damos cuenta qué ese dios que nombramos, lo hemos inventado, creado nosotros?

Es un dios de diseño. Pues, nuestras mentes están programadas para sobrevivir.

Por eso, es que tenemos miedo. Y hemos inventado a un dios, para que nos libere de ese miedo. Y de todos los que tenemos: a la muerte, al dolor, al sufrimiento, a la soledad, a la incomprensión de lo que es la vida.

Pero dios, los dioses, no pueden curar el dolor, el sufrimiento, el dolor. Porque, los dioses llevan consigo el mal y el bien, la felicidad y el dolor.

¿Saben por qué? Porque lo hemos creado nosotros. Como hemos inventado los microscopios, los telescopios, todas las máquinas, para ir a la luna y por los planetas.


* “Qué hace un monje budista si ve cómo un niño está siendo asesinado?”.

Las personas todas somos vulnerables. Porque estamos programadas para sobrevivir. De manera que, no podemos saber lo que haremos en el futuro, ante una situación espeluznante.

* ¿No te has dado cuenta que el ‘yo’, siempre lo llevaremos con nosotros, como llevamos las bacterias, los ácaros, etc.? ¿No es una ilusión creer que nos libraremos de ‘yo’ definitivamente?

* Si hay una intención, un deseo por sagrado y noble que sea. ¿No está ahí operando el ego, el ‘yo’?

*  Bien. Entonces todos los asesinos. Hitler, Cesar, Atila, Gengis Kan, los invasores europeos que robaron y asesinaron a millones de personas por todo el mundo. Los terroristas. Tampoco no tendrían el ‘yo’ operando.

* Te has perdido entre las palabras.

Todos, absolutamente todos. Nunca sabremos de lo que somos capaces o no de hacer en el futuro. Ante los eventos, los retos que nos ofrece la vida.

* “No hablamos de psicópatas, fundamentalistas o asesinos en serie, de lo que hablamos es de cómo podemos reaccionar ante una situación inminente de peligro, tanto si es nuestra vida la que está en juego, como si es la vida de un ser querido o la de una criatura”.

¿Por qué no? Si los hechos de hace mil años y los que están acaeciendo ahora son los mismos.

El ego, el ‘yo’, de Napoleón, el de Los Reyes Católicos o de Colón, ¿no es el mismo ego de siempre? Miedo, deseos neuróticos, ansiedad, estrés, indiferencia.

El problema es ver y comprender que el ser humano y su ‘yo’ siempre es el mismo. Ya sea el que vaya a pie, descalzo, sucio, desnudo, peludo. O el que va en un avión, viajando de un lugar a otro. Manejando toda clase de máquinas.