Torni Segarra

Seleccionar página

* ¿Por qué crees que algo tuyo me genera ira? ¿Eso no puede ser una invención tuya? Pero, aun siendo verdad, ¿qué importancia tiene el que tú me generes odio, o el que yo te genere odio? Ya estamos con lo de siempre A contra B, y B contra A.

Por lo tanto, creo que es estar rodando dentro de un círculo cerrado. Por eso, creo que es más interesante eludir las cosas personales. Y tratar sobre los temas generales, Como si  no nos conociéramos,

Olvídate de mí, como la persona que tiene una relación que genera unas consecuencias. Y pregunta cosas más escolásticas. Por ejemplo, yo empezaré. ¿No crees que es negativo el que las personas informemos sólo de un a parte de lo que es la vida -en las ciudades, en la selva, en los mares, en los desiertos, en las nieves eternas-, informando de una parte solo, dejando la parte desagradable -como pelean, como se imponen, como se devoran, como mueren cruelmente dentro del barro sin poder salir-?

* Ya te vas. Sin contestar la pregunta que es lo interesante: ¿Por qué muestras sólo un jardín del edén, cuando ese jardín es compartido por la crueldad, el absurdo de comerse unos a otros, todo lleno de atrocidades?

* Creo que no entiendes. Es como si le muestras a Sofía, sólo la parte bonita de lo que hacen los gatos que tienes. Y eso sería algo, que no la hace completa, holística. Para comprender la vida en su totalidad, y no sólo un fragmento.

* Es que parece que siempre te está mirando el ombligo. Ábrete y mira la totalidad de lo que eres. De lo que es el mundo en su totalidad: fo feo y lo bonito.

* No menciones la ira. Olvídate. Responde a lo que no respondes: ¿Eres holística, total, completa, describes lo real, lo verdadero sin ocultar nada?

* Has de mirar la palabra caprichoso, en términos del universo. Es decir, que está más allá de lo que dicen los diccionarios. Porque, los diccionarios están elaborados, por personas vulgares. Al servicio del establishment, para blanquearlo, justificarlo. Para que las personas, no molesten a las religiones organizadas, ni al poder establecido. Sino este poder los cambiaría, para que no les moleste. Pues, los molestos van en contra de su negocio: que es permanecer en el poder.

* Nada. Eres transparente. Lo que pasa, es que tal vez, no consigues lo que quieres. Y pierdes tu estado de confort. Y te sale la frustración y te pones terca, cerrada.

* Yo no quiero hablar de nosotros. Quiero hablar de la manera cómo opera el universo. Y tú no quieres hablar de universo. Rehúyes y te quedas con los chismes. Con lo que nos pasa. Ya sabemos que somos personas. Somos quiero, pero no puedo. Dejemos las batallas, dejemos de lanzarnos toda clase de cosas -que sólo son palabras-. Y vayamos a la manera cómo actúa el universo. Y cuando entremos en ello, aparecerán las personas. Viendo que somos como todos: quiero y no puedo.

* Empecemos. El universo es la totalidad de todo lo que existe. Y, por tanto, engloba tanto al mal, como al bien. Por eso, nosotros si somos consecuentes, que formamos parte del universo. Hemos de abordar tanto el bien como el mal. Lo feo y lo bonito. No quedarse en lo que nos agrada, en lo que estamos atrapados.

Es muy importante, cuando hablamos, no polarizarse con lo que se dice. Porque, eso quiere decir que el ego, el ‘yo’, está operando. Y por esa acción del ‘yo’, es por lo que nos volvemos neuróticos, inventado lo que no es, lo que en realidad no es.

Cuando escuchamos libres del ‘yo, de mi imagen psicológica, entonces escuchar, dialogar, investigar, es un gozo. Porque no hay ofendidos ni los que ofenden.