Torni Segarra

Seleccionar página

* Nosotros, somos los representantes del universo; somos el universo. Y, nosotros hemos inventado tanto el bien, como el mal. Ya hemos visto, que, en la naturaleza, no existe ni el mal ni el bien. Y la naturaleza es el universo. El universo no se puede conocer como conocemos a una silla. Lo que podemos decir, del universo es que es infinito.

* ‘La libertad no es colectiva, es personal. Toda libertad es libertad individual’.

Pero el que es libre, trata a todos con libertad. Quiere que todos sean libres. Disfruten de la libertad.

* ‘Pero tu explicación respecto del universo no está respondida. Ni la puedes responder porque el amor no se puede explicar’.

El universo es infinito. Es decir, digamos lo que digamos, siempre habrá algo más o algo menos, infinitamente. Y por eso, es que está el silencio, la nada, el vacío. Que tampoco tienen explicación, según los diccionarios. Porque, los diccionarios son como el dios que hemos inventado. Es decir, es un dios a nuestra medida, hechura. Un dios de diseño, como los trajes para cada cual, que se hacen exclusivos.

* ‘Los seres humanos somos representantes del universo’.

Como también lo somos de la naturaleza, la tierra. Del sistema solar con sus planetas que son nuestros vecinos.

‘¿Qué sabemos sobre su infinitud de la vida?’

Es lo mismo como decir, eternos. Que es infinito con respecto al tiempo.

* ‘Exactamente eso es el amor para nosotros, algo echo a nuestra medida, entonces ahí sí cabe la palabra “caprichoso”.

No. El amor es caprichoso, porque lo ordena lo desconocido, la nada, el universo. Nuestros amores no pueden ser caprichosos, porque tenemos miedo. Nuestros amores son seguros, no vulnerables, tienen un fin. Sobrevivir, continuar, el devenir.

* Por supuesto la libertad tiene un precio. Que es el respeto, a la libertad de los otros.

* ¿Es que hay otro tipo de libertad, que la de que todos la pueden tener? Porque, si tú reprimes la libertad de los otros, también pierdes la tuya. Porque, a esos que reprimes van a ir a por ti. Y vivirás con recelo, miedo, necesitarás policías, guardaespaldas.

* El hombre, es quiero, pero no puedo. Lo ha probado todo: la guerra, la mentira, creerse sabio, ser un filántropo, un negociante de la vida. Pero, nada funciona. Como los hombres creían, querían. Sí, somos como el homo sapiens. Es decir, el homo sapiens podría vivir como nosotros, entre nosotros. Pues usa los mismos paradigmas: todo para mí, nada para ti.

* Todos los lenguajes son inclusivos. ¿Saben por qué? Porque, tenemos miedo a morir. De manera que, todo lenguaje es defensivo y atacante.