Torni Segarra

Seleccionar página

* Esas personas tan irritadas. ¿Saben que pueden ser sancionadas por atentar contra la salud pública, en medio de una pandemia que mata cada día a las personas?

¿Tan difícil es cooperar?

¿O es que nos hemos hecho adoradores y adictos a la mundanalidad?

Sin darnos cuenta que la mundanalidad. Es la principal causa de la pandemia.

* Sólo te diré. ¿Tú qué harías si fueras la autoridad?

Te recuerdo. Que tú libertad termina. Cuando perjudicas conscientemente a los demás.

* “El ego es un iceberg. Derrítelo. Derrítelo. Derrítelo en profundo amor, para que desaparezca y te conviertas en parte del océano”.

Ir contra algo para sacar un beneficio. ¿No es la acción del ego?

Las palabras son engañosas.

Pueden ser halagüeñas, deleitosas.

Pero pueden no ser la realidad.

Pues atenerse a la realidad es muy doloroso.

Porque, hay que acabar con la persecución del placer.

Que nos proporciona el ego.

* Esto de los sueños es como el que tiene hambre y sueña con comer.

El que busca una pareja vive buscándola.

Hasta en los sueños.

Sólo con la comprensión de lo que es la realidad.

Nos guste o no.

La mente se calma, le llega el orden. Y deja de perturbarnos.

* Total lo de siempre.

Queréis la guerra. Sois marrulleros, locos.

Sois capaces de decir que la tierra es plana.

Porque cuatro estúpidos lo dicen.

Para ganar dinero. Hacerse multimillonarios.

Carcas, explotadores de la humanidad.

Mal camino llevas.

Si siembras la guerra.

Guerra tendrás.

Luego llorarás de amargura, de rabia.

Y querrás vengarte con más guerra.

Pierdas o ganes.

* No solo se mata con las manos.

También se mata mentalmente.

Aislando a las personas. Torturándolo las, marginándola las morbosamente, haciéndoles daño.

Hasta que enloquecen y se suicidan.

Por eso todos somos asesinos.

Conscientes o inconscientemente.

* Yo tampoco no he sido. Y no quiero ser autoridad de nada.

Pero a veces es in eludible.

Con un hijo. Con una persona que es superficial. Y quiere que le digas lo que tiene que hacer. Aunque sé que toda autoridad lleva en sí el germen de la corrupción.