Torni Segarra

Seleccionar página

* El placer sexual. Es más que placer, es una obligación. Programada para la reproducción, de las especies, todas: las vegetales y las animales. Es una programación tan poderosa, como el bien comer, alimentarse adecuadamente, para poder sobrevivir. De lo contrario, el caos de la elección, opción, preferencia, acabaría con la vida. Pues, no habría reproducción.

* ¿Y eso de las banderas, que son tela, qué tiene que ver con la libertad de Palestina, de la invasión, opresión, humillación, de la tiranía de Israel, con sus muertes, guerras, asesinatos, como si fueran los nazis -excepto los crematorios-?

Después de 75 años. Eso quiere decir, que el dolor por grave y aterrador que sea, no nos cambia.

* ‘¿Qué es un momento no sexual equivalente a un orgasmo?’

Una buena conversación, un paseo por el campo, una buena lectura que nos interesa. Y no hacer nada, después de haber hecho de todo.

* El problema, es que nos damos cuenta de que nos vamos a morir. ¿Eso es preciso? Parece ser que sí. Por lo que, hemos de vivir con eso. Sin amargarnos. Comprendiendo que la vida no puede ser de otra manera. Porque, todo muere. Y se transforma -la energía- en algo que no sabemos lo que es. No es un consuelo, es una realidad.

Al final, lo que sucede es que vamos muy deprisa. Pues, la muerte hasta que no esté aquí, no sabemos cómo será ese momento. Por eso, tan negativo es el pasado, como el futuro.

* ‘¿Cómo puedes pensar en algo nuevo? No ha existido, por lo que no puede pensarlo’.

Lo nuevo es lo desconocido. Lo que la mente no ha tocado. Lo nuevo es fácil de ver: cuando descartamos algo, a lo que estamos aferrados, poseídos por alguna persona, o un vicio, entonces eso que llega es lo nuevo. Hay una descarga de energía nueva, fresca, saludable, que lleva consigo la compasión, el amor.

* La violencia, es como nuestra piel. No la podemos quitar. Para comer somos violentos. Para pasear por el campo, para discutir ardorosamente. Para conseguir un buen empleo, también somos violentos. Pues ocultamos a nuestros amigos, donde están los buenos empleos; y competimos por ellos. Claro que es sublime la violencia; y sagrada. Pues, es precisa para vivir, sobrevivir. ¿Cómo la usaremos? Pues, en eso cómo, y de qué manera, está el orden. Que es amor.

* El deseo, es dolor. Pero, ¿el dolor se puede eludir? El dolor, es parte de nuestra vida. Creo que el dolor, fue el precio que pagar, por ser conscientes de que estamos vivos. Creer y ver, que tú yo somos diferentes en algunos rasgos físicos. Y ese ser consciente, es lo que nos ha hecho que suframos. Los animales no pasan por eso, no tienen el mismo miedo que nosotros. Ellos tienen miedo instintivo, para salvaguardar el cuerpo, y para que no se salgan de la programación. 

Nosotros, hemos hecho una revolución psicológica. Tenemos sexo durante todo el año; las mujeres están receptivas siempre -y por tanto los hombres también-. Algunos se han pasado de un sexo a otro.  Cambiando varón por hembra, y hembra por varón. Incluso hay algunos que tienen los dos sexos, los bisexuales. Pero, el precio es ser conscientes de que vamos a morir; tenemos miedo al futuro, al pasado. a lo nuevo. Pero, eso es lo que es. Y no podemos huir ni salir de esta mente de humanos.

Y también en esa revolución psicológica, hemos inventado la compasión, el amor. Buenas tardes, Julia.  Pásalo bien. Pues, te lo mereces. Al igual que todos.

* Mientras no seas de esos que están dormidos soñando despiertos. No tendrás ninguna señal que te diga que estás dormido, soñando despierto.