Torni Segarra

Seleccionar página

* Quiero darme de baja, porque sois carcundas, fachas, corruptos inmorales. Gracias.

* El problema es que, para que venga esa necesidad de reconocer que todos somos iguales, como las piezas de un motor, sea preciso que llegue una pandemia. Con los miles de muertos, miles de afectados. Con sus restricciones, de las actividades cotidianas, que parecen que son, que estamos como en una guerra.

* Los poderes psíquicos, los que los tienen, los han de descartar. Para que, en su vida llegue el orden, cese la confusión, los delirios. Si es que quieren. Y pueden.

* ‘Ciertamente de acuerdo. Sin embargo, la libertad significa cosas diferentes y opiniones en conflicto de valores completamente opuestos de los individuos del mundo’.

Por supuesto. Nuestras mentes están programadas para resolver problemas. Por lo que, las mentes ven en todo, problemas. Por eso, los problemas a veces, se resuelven de una manera ‘ilógica’: sin resolverlos. Y esos problemas, se irán o no. Pero eso, no es cosa nuestra. La responsabilidad es de la vida, del universo.

* ‘La libertad ilimitada sin restricciones es un caos. Por eso hay gobiernos’.

Pero, al caos le sigue el orden. Que, a su vez, va a generar más caos; que volverá a generar otro orden. Y ese es el paradigma, en el que vivimos un millón de años. ¿Se puede cambiar ese paradigma, sin generar desorden, caos?

* El canto, es bonito. Pero, todo eso es propaganda de una religión organizada. Y por tanto, va a generar división, confusión, conflicto, desorden. Entre ‘mi’ religión y ‘tú’ religión.

* ‘Nosotros somos los responsables. No se engañen y digan: “¿Qué puedo hacer? ¿Qué puedo hacer como individuo que vive una pequeña vida insignificante, con toda su confusión e ignorancia, qué puedo hacer?”’.

Sólo nosotros. ¿Estamos seguros? Pues, a nosotros nos han traído a la tierra, sin nuestro permiso. Y eso mismo, les pasó a nuestros padres, progenitores. Y así, hasta el origen de la vida, del mundo, de la tierra.

* No he oído a Elvis Presley. Sí que he oído, al coro de mujeres. Que cantan cuando unos se están bautizando en el río, vestidos.

Personalmente, no siento que haya en mí, responsabilidad alguna de haber nacido. Y eso es, religiosidad: el no ser nada, no saber nada. Que es estar libre de culpabilidad o de premio. Ganancia o pérdida. Pero, hemos desarrollado el sentimiento de culpa, del mal y del bien. Hemos inventado la compasión, el amor.

* Negamos la naturaleza, porque nos conviene para poder sobrevivir. ¿Quién quiere prescindir de las máquinas, para facilitarnos nuestras vidas, prescindir de las medicinas, prescindir de los grandes frigoríficos que mantienen los alimento frescos y saludables? ¿Prescindir de los altos edificios de apartamentos, con sus ascensores?

Así que, cada cosa que inventamos para nuestra comodidad, destruye nuestro entorno natural. Perjudica al aire, al agua, a la tierra, a toda la naturaleza. Y esto va a proseguir. Hasta que la tierra, sea inhabitable y nos marchemos a otro planeta, virgen, no contaminado.