Torni Segarra

Seleccionar página

* Cuando la consciencia se manifiesta, puede ser infinita. Por ejemplo, hace doscientos mil años, los que vivían tenían menos percepción -consciencia- técnica, material. Que la que tenemos ahora. Aunque ya eran conscientes del mal y del bien. Aunque tenían que ser más tolerantes entre ellos, pues necesitaban poco para sobrevivir. Aunque, con su brutalidad, rudeza. Mira como trataban, los indios nativos norteamericanos, a las mujeres, -que vivían en la edad de piedra-.

* Se supone que todo lo que es, y lo que fue, llevaba consigo el mal y el bien. Tú presentas as EEUU, como si todo fuera un caramelo. Pero te olvidas, que junto al caramelo hay el sufrimiento, la maldad. ¿Qué te parece, si cada uno hablara sólo de las maravillas del lugar donde vive? Nos convertiríamos todos, en fanáticos nacionalistas, ciegos a la verdad, a la objetividad de que todos somos iguales.

* No te olvides, que es el que manda. Y los que mandan tienen muchas ventajas. Pero también, tienen sus desventajas: que los miran con lupa, en un microscopio. Para cogerlos en sus maldades y echar del poder.

* ‘Atraigo todo lo bueno y positivo que Dios tiene para mí. Yo lo Merezco. Aquí y ahora. Gracias Universo’.

La vida, nos trae lo malo y lo bueno. Podrá ser menos malo y un poco más bueno. Y de eso, nadie se escapa. Pues, todos pasamos por lo mismo. Hagamos lo que hagamos, pasemos por lo que pasemos.

* Es evidente que el sexo no es nuevo; es tan viejo como la vida misma. Lo que es nuevo, es cómo se presenta se vende. Se usa. Cuando más atrás, las maneras eran más burdas, como los hombres primitivos. Y por supuesto, los varones podían raptar a una mujer de una tribu vecina, la violaba, la golpeaba, la maltrataba. 

Y eso era algo convencional, lo hacían todos: maltratar a la mujer, obligarla, humillarla, incluso matarla si se resistía. Ahora, hay algunos que hacen lo mismo. ¿Qué vamos a hacer, aceptarlo, defenderlo, justificarlo? O cuestionarlo.

* Creo que te equivocas. Porque, el bien no puede existir sin el mal. Y el mal, tampoco puede existir, sin el bien. Cuando tú comes carne, le haces un mal, un daño a un animal. Pero, lo blanqueas diciendo que, es preciso matar a los animales, para poder sobrevivir. Por tanto, el bien y el mal, están unidos, interrelacionados fatalmente. El que lo complica todo es el ‘yo’, que es el inventor del mal y del bien, etc. Pues, si el ‘yo’ no opera, no hay ni mal ni bien. Sólo hay percepción sin juzgar lo que está sucediendo.

* Elegir, ¿no es una opción? Y, ¿una opción entre varias cosas, no es confusa, desordenada? ¿Podemos, optar hacer el bien a alguien, tratarle con compasión, amor?

Elegir, ¿no es una opción? Y, ¿una opción entre varias cosas, no es confusa, desordenada? ¿Podemos, optar hacer el bien a alguien, tratarle con compasión, amor?

* Entonces, ¿por qué ese paradigma de ‘hay momentos en que el juicio sobre a ley de la naturaleza es conveniente? Lo cual no es del ego, del mal o de lo incorrecto. Es lo que es. Vida’. ¿No lo llevas a todos los ámbitos? Aunque te sean desfavorables.

Lo que sucede es que la ley de la naturaleza, es demasiado para nuestros prejuicios, para nuestra escala de valores, que es de la hechura del ‘yo’.