Torni Segarra

Seleccionar página

Diálogos-comentarios con una persona:

* Podemos, organizarnos. Ya sabes que tengo trabajo. Entonces, pongamos un horario. Y cuando finalice, acabamos. Hasta la próxima sesión. ¿Estás de acuerdo?

* Tú ya sabes lo que hay en mí. Que es lo mismo que hay en ti: necesitamos orden, para poder gozar de la vida, de las relaciones, de lo que observamos, de lo que nos viene. Entonces, pon una hora para poder hablar dedicándonos exclusivamente a nosotros. Cuando acabe el tiempo, acabamos. Porque si no estaremos todo el día hablando.

* Pon la hora para poder hablar. Aun no has contado dónde estás. Me voy a almorzar, ya sabes que es la hora que lo hago.

* No te das cuenta que todos somos iguales. Eso que tú ves faltas en mí, en los otros, tú también las haces. Pisa los pies en el suelo. Nadie tiene algo exclusivo en cuanto a comportamientos.                                 

Te lo vuelvo a decir, el principal obstáculo para relacionarnos, es el tiempo que hemos de invertir. No puedo estar siempre contigo, hablando, etc.                                                      

Por eso, te he dicho acordemos un horario. Y con ese orden, podemos trabajar, investigando.

* Si me permites, quiero decirte que las disputas no nos interesan ni favorecen.

Pues, claro que estoy triste, algunas veces, como tú, como todos los seres humanos. No nos compliquemos la vida, en el cuerpo a cuerpo. Por eso, hemos de descartar, esa actitud de desagrado, rechazo, etc. Por eso, insisto confeccionemos un horario, para poner orden. Creo que no nos favorece, estar tanto tiempo hablando. Porque, hay muchas personas que, quieren comunicarse conmigo. Y creo que, a ti te pasará lo mismo. Otra cosa, es que tengas una necesidad, por lo que sea y tengamos que hablar más, en un momento dado. Pero, salvo esa situación, creo que debemos entregarnos a los demás -sean conocidos o no-. Pues si hay una cosa buena e interesante, en Internet, es que hay la posibilidad de que alguien desconocido llegue a nosotros. Además de los que ya conocernos. Con afecto y con cariño.

—————————————————————————————————————————————————————————————————————————————-

* La respuesta fue, porque creí, y me equivoqué, que tu comentario era para mí, quejándote sobre el uso superficial de la expresión de ‘ver y la acción’. A modo de JK.

Luego al darme cuenta, pensé que daba igual. Porque, tú lo entenderías. No sé si notaste, el tono quejoso hacia ti. Si te molesto, lo siento. Y te pido disculpas.

* El problema de los que hablamos sobre filosofía, psicología, en los grupos, o con personas que conocen a JK. Es que, es preciso repetir algunas palabras, frases que suenan muy bien y clarifican lo que queremos transmitir. Pero, como sucede en todo, en todos, a veces alguien repite palabras de JK, que parecen sin sustancia, sin sabor. Y por eso, nos puede generar un cierto aire de autoridad. Incluso llegando a corregirlos.

Eso tiene un peligro. Porque la autoridad, se basa en la creencia de que uno sí que sabe. Y el otro, no sabe. Y eso, es un error. El que uno no sea firme, enfático, poderoso, seguro en las expresiones, lo que dice, no tiene por qué ser inadecuado.

Hay algo que lo aclarará más: Sabes que en India hablan mucho, de ‘que este gurú, maestro, etc., está iluminado, liberado’. Pero, ¿quién puede decir, que uno está iluminado o no? El que dice, quién está iluminado, tendrá él también que estarlo. Y habérselo dicho otro iluminado. Que, a su vez, está en la misma situación que los anteriores: alguien habrá dicho que él está alumnado.

Te das cuenta del peligro de creer que sabemos más que otros, que saben menos. Si tan solo, se trata de escalones, de la misma escalera que no tiene fin. Con afecto.