Torni Segarra

Seleccionar página

* He visto el reportaje sobre la inclusión de los lobos en el parque Yellowston. Gracias. Muy bueno, muy corto. Como todo lo que existe, está interrelacionado con todo, tanto cuando se altera un medio natural favorablemente o negativamente. Va a repercutir a mejor o a peor. Ya sea la flora, la fauna, los ríos.

* Me alegro de poder estar contigo, aunque sea para decirte que me voy a dormir. Los días aquí son muy fuertes. Estamos encerrados en las casas sin poder salir. Y acaban de decir, que van a duplicar estos 15 días por otros 15 más. Hay mal rollo. Por la calle no hay nadie. Lo han aceptado el estar encerrados. Un abrazo.

* La belleza, no sólo está en los museos, en las fotos de los libros. Eso es, una degeneración, de los seres humanos. La belleza lo es todo, cuando estamos unidos, a todo lo que es la vida. Porque cuando hay esa unión total, el ‘yo’ no puede operar.

* ‘Cuidémonos. Quiero volverte a verte’.

Aunque la suerte está echada. Gracias.

* ¿No tenías ya escribiendo, otro libro para Sofía? La libertad es precisa, pero hay momentos en que la queja continuada, de todo lo que se hace, de lo que está sucediendo. Genera más confusión. Obedecer para ciertas personas, es irritante. Por ejemplo, las personas que tienen una doble residencia en el campo, en la playa, en algún pueblo pequeño. Al día siguiente de imponer la prohibición de salir de casa. Esos, se marcharon hasta su segunda residencia. Y hay muchos casos parecidos. 

Esto dicho, así, aquí y ahora, no parece nada importante. Pero, si vemos, comprendemos que, con esos desplazamientos, se pueden infectar gran cantidad de personas, entonces todo cambia. El contagio, parece que sea como el fuego: se expande rápidamente sin darnos cuenta, hasta que los hospitales se llenan, se colapsan.

La libertad, no es hacer lo que a uno le da la gana. La libertad, es actuar sabiendo que, con esa acción, hay menos desorden, se genera menos confusión, dolor. En estos casos, es cuando vemos que, cuando usamos las palabras cotidianamente, desorden, confusión, indiferencia, insensibilidad, ante una epidemia, una pandemia, adquieren el valor real que tienen.

* Si vemos todo el peligro que tiene la pandemia, de verdad. Seguro que sí que podremos soportar, hacer lo que sea necesario, para no salir a la calle. Para que, no se expanda la pandemia.

* De todas las maneras, va a venir desorden. Porque, la vida es desorden. Por lo que, nos hemos de acostumbrar a vivir en ese desorden. Que padece toda la humanidad. De manera que, el que más se enrolle en ese desorden. Más feliz va a ser.

* Todos somos iguales. Por lo tanto, conociéndome yo. Conozco también a toda la humanidad.