Torni Segarra

Seleccionar página

* Todo lo maravilloso, se puede convertir en problemático. Aunque la maravilla y la belleza, siempre está ahí en todo, en todos. Pues, la muerte y la vida, son igual de bellas, armoniosas, ordenadas. Pero, la debilidad no es muerte. Pues, la vida es ingobernable y nadie sabe del futuro, qué hará.

* Esa descripción, es lo que sucede. Y siempre sucederá. Porque, nosotros somos la misma naturaleza. Que tiene sus leyes implacables. De destrucción y construcción. Y queramos o no, todo se va a consumir: la tierra, el sol, los planetas. Pero, para que salgan otros planetas, soles. Y todo eso, a cada cual le tocará vivir, según el momento de construcción o destrucción, de estar vivo, viviendo. Por eso, es que somos tan poca cosa. Pues, cada uno nace al margen de su voluntad.

* Si decimos que se necesita sencillez, ¿no estamos ya condicionando lo que es, la realidad? La grandeza es por sí misma. La grandeza del sol, no se la puede arrebatar nadie. Y no hace, sencillez ni soberbia. Lo que es, es -la grandeza- nos guste o no. Pero, la grandeza lo es todo: lo feo, lo bonito, lo seco y los lagos, las flores y las ramas secas. Lo joven y lo viejo. Todo tiene esa gracia de la totalidad, de la grandeza.

* ‘…el amor humano siempre tiene un fin.’

¿Dónde hay un motivo, una ganancia psicológica o material, puede haber amor? El motivo, el deseo, el fin a conseguir, ¿no nos dividen de la realidad? La realidad es como es. Y nada ni nadie la va a cambiar. Por eso, es que ni motivo, el empeño, ni nada, puede alterar la realidad. Todo motivo, toda acción encaminada en conseguir algo, ¿no es divisivo, fragmentario?

Puede ir a un hospital o a otra parte, a hacer servicios sociales, pero si hay deseo, vanidad, persecución del placer, etc., el resultado será más desorden, confusión, dolor, desdicha, miseria humana.

* ‘Y eso que perciben será sencillez…’.

¿Cómo sabemos que algo que se observa, para pintar un cuadro, será sencillez? Tenemos la idea preconcebida, de que los niños son sencillos o complicados. Todos los seres vivientes, han de tener sencillez, facilidad y complicaciones en sus vidas. A los niños, no los debemos de tratar como si fueran o muy buenos o muy malos. Eso es un error. Pues, el malo lleva en sí, lo bueno. Y el bueno, lleva en sí lo malo. Pues, todos participamos, de todo lo que es la vida, queramos o no.

* El mayor negocio, es la vida. Y cuando la vida está en peligro, por una pandemia cabalgando desbocada, entonces todos vamos a una. Excepto los semidementes.

* Hay infinitos motivos para ser violentos, matar. Pero hay infinitos motivos, para descartar la violencia y no matar.

* Pero, el hecho es que todos los seres vivientes, pueden ser destructivos. Por eso, hay plagas. La naturaleza si no tuviera depredadores, que contienen a los que se convierten en plagas, sería un caos, de destrucción inimaginable. Nosotros somos los mayores depredadores. Y en la naturaleza, sólo nos puede frenar una epidemia. Pero, tengamos presente que cuando pase la pandemia, volveremos a vivir destruyendo, devorando nuestro entorno. Esa es la realidad, son los hechos de nuestro destino.