Torni Segarra

Seleccionar página

* Todo está muy embarullado. Se dice toda clase de cosas irreales o no. Nosotros todo no lo podemos saber. Por lo que, siendo como son vulnerables e incompetentes como nosotros, son las autoridades las que tienen el poder ejecutivo. Los que saben, asesoradas por médicos, epidemiólogos, psicólogos, socioeconómicos, científicos, etc., los que han de dirigir las directrices para que esa mortandad, cese lo antes posible,

Las personas que dicen que todo es un invento. Que el confinamiento en el hogar, no es preciso ni necesario, ni adecuado, para que las personas no se reúnan y se contagien el virus unos a otros. Ellos no lo saben. Y por supuesto tal vez, las autoridades tampoco saben a ciencia cierta lo que hay qué hacer.

Lo que está claro, es que la pandemia mata y ha matado a muchas personas, a miles y miles de víctimas. Lo que está claro es que, los hospitales se colapsaron en Europa, América, etc. Y que, debido a la intervención sanitaria, está la pandemia en Europa controlada. Y con la tendencia a la baja.

Los fanáticos, con sus palabras fáciles. Hablan de que todo es un invento. Esa opinión, puede que sea para ellos verdadera. Pero, es una idea descabellada, fuera de lugar.

* El placer y el dolor, provocan la misma reacción: la atención total. Y cuyo resultado es la ausencia del ‘yo’.

* Las preguntas, son querer saber algo. Y ese algo siempre es del pasado o del futuro. Por eso, las preguntas tienen poco significado verdadero. Pues el futuro, ¿cómo podemos saber lo que es?

* Gracias a ti también por tus comentarios, tan profundos y aclaradores.

* Cada uno nace con un sino. Se supone que algunos pueden cambiar. El vivir austeramente es de lo más difícil que hay. Porque uno para vivir austeramente, ha de ver la futilidad de todo lo mundano. No darle importancia a nada. Salvo al alimento, la ropa y la vivienda.

* La enfermedad y los padecimientos del Coronavirus, no han podido cambiarlo en su arrogancia y chulería, egoísmo, mezquindad. ¿Qué tiene que ver si un amigo mío, o una persona cualquiera, ha estado contagiada y ha superado la enfermedad, para rechazarlo, marginarlo? ¿Eso no es racismo barato?

* ‘¿Qué lugar tiene conocimiento en la transformación del hombre y su sociedad?’. Al parecer ninguno. Pues, la sociedad avanza en el ámbito tecnológico sin parar -haciéndonos más destructivos, por la velocidad como operamos, actuamos-. Pero, en el ámbito espiritual, psicológico, humanístico, seguimos igual que hacer un millón de años. Seguimos siendo destructivos de nuestra casa, la Tierra. Hemos eliminado animales, por la caza, diversión, o envenenamientos. Los conflictos tribales, familiares, se han convertido en guerras devastadoras. Donde la muerte, la miseria, la huida para ir a otro lugar para refugiarse de las matanzas, de la violencia asesina, Convierte la existencia en un tormento, de hambre, de pobreza, de miseria, de enfermedad, de infrahumanos.

O sea que, el conocimiento nos ha hecho más astutos, pillos, inventores de estrategias para derrotar a los otros, sean quienes sean. ¿Pero es verdad, que podemos cambiar, dejar de tenernos miedo, dejar de ser egoístas, que el ego, el ‘yo’ desaparezca para siempre?