Torni Segarra

Seleccionar página

* Vaciemos la mente, dejemos que la nada opere. Pues, ellas son el orden que hace, que el universo sea como es.

* El cristal antes de romperse, ya sabíamos que se podía romper. La ilusión nos engaña, y nos hace ver, lo que es irreal: que el vidrio no se rompe. Y no solamente el vidrio, sino que todo se rompe, se deteriora, desaparece.

* El amor, es abrir la ventana por la mañana, y echar todo lo que se ha vivido. Para que, llegue lo nuevo, lo no conocido, esa cosa estañara que es el amor.

* ‘No soy lo que crees que soy. Eres lo que crees que soy`.

Lo que somos mediatiza las respuestas de los retos. Nosotros vemos en los demás, lo que nosotros somos. Por eso, se dice: piensa el ladrón que todos son, de su misma condición.

* Sin quitarle la responsabilidad de sus actos, ni él es tan culpable. Ni sus ‘víctimas tan inocentes’. La pregunta: si hubiera sido una vulgar persona, sin ningún dinero, ¿qué hubiera sucedido? ¿Cómo hubieran podido ser, esas relaciones antes del sexo, etc.? No seamos inocentes, infantiles.

* ‘A pesar del mal tiempo y una advertencia de tornado, este guardia continuó patrullando la Tumba del Soldado Desconocido’.

Por lo visto, les dan más importancia a los muertos, que a los vivos: el guardia que está patrullando con un vendaval con lluvia en modo tornado.

* ‘Tener un hijo discapacitado no es una “bendición”, es una maldición, tanto para el niño como para los padres. Seamos honestos: si pudiéramos elegir, nadie elegiría tener un hijo discapacitado. Estoy de acuerdo con encontrar el lado positivo en una mala situación, pero sigue siendo una mala situación’.

¿No nos damos cuenta que la vida es sin elección? La vida es una dictadura. A la que no se puede cuestionar, ponernos en contra de ella. La mayor prueba para nosotros, es vivir feliz con lo que nos toque en la vida.

* ‘No podría estar más en desacuerdo contigo en casi todo lo que dices. ¡Vive la différence!’.

De acuerdo. Pero, todo no acaba aquí. Porque, tan respetable es tu opinión como la de otro. De manera que, todo acaba en una especulación, una pérdida de tiempo, que no tiene fin. Pues, todo lo que digamos, tanto se puede negar, como afirmar, infinitamente. 

No quiero entrar en detalles, pues tú eres un mago de las palabras y podrías estar horas usando argumentos. Y por supuesto, habría respuesta, replicas.

Greetings.

* ‘¿Todo se puede negar? ¿No hay verdades objetivas? ¿El holocausto, el genocidio ruandés, el apartheid, Kim jong-un, Putin, Erdogan: todo es opinable?’.

Bien. Lo único que podemos hacer, es comprendernos. Y si somos afortunados y vemos realmente lo que somos. Entonces, te darás cuenta que juzgar es lo casa más inmoral que hay. Otra cosa es informar. Porque, queremos juzgar el pasado, que está muerto, ya no existe.

Hay otra cosa. Si te ves realmente cómo eres. Entonces, te darás cuenta que, todos somos básicamente iguales, en lo psicológico. De manera que, conociéndote conoces también a toda la humanidad. Por eso, sabemos que, si nosotros tuviéramos las mismas condiciones, que los que hacen esas crueldades, cosas de semi-dementes, haríamos lo mismo que ellos. Mira los israelitas, que hace setenta años, los judíos fueron eliminados, tratados como animales, inhumanamente. Pero, ahora los israelitas que detentan mucho poder, hacen lo mismo que los nazis, excepto los crematorios.

Todo eso, es tan evidente. Como que nosotros, ahora estamos dentro de lo que pasa en el mundo. Imagínate que dentro de cincuenta o cien años. Pasará la moda de ir a la playa, tener apartamentos allí. Pero esos apartamentos son para sólo dos meses. Y luego, los cierran durante diez meses. Los que vieran ese derroche, esa inhumanidad, esa inmoralidad. Podrían preguntar: por qué, no dabais los pisos para que vivieran los inmigrantes pobres, o a los que viven sin hogar. ¿Tú qué dices al respecto de los millones de apartamentos que están cerrados diez meses? 

¿Nos estamos comunicando? ¿Te das cuenta de qué estamos tratando? Es la vida. Y nosotros somos muy poca cosa. Qué les responderías sí vivieras para ver ese cambio y te dijeran los jóvenes de ese momento, ¿y tú qué hacías, callabas, eras cómplice de los corruptos, inmorales, ladrones?