Torni Segarra

Seleccionar página

* Es decir, el mejor maestro es la dificultad. ¿Sabes por qué? Porque nos despierta a la realidad de lo que es la vida.

* “Todos somos fragmentos incapaces de amar, este es un hecho que todos pueden experimentar y experimentar con sensatez: en este punto somos fragmentos que al medir solo a sí mismos, interpretar todo y repetir todo con una medida limitada de cuatro dimensiones, realidad, conciencia”.

Bien. Una vez visto y comprendido todo esto. ¿Qué podemos hacer al respecto? Es como si alguien, una amiga, va a ti. Y te dice: ‘Mi hijo ha muerto. Estoy destrozada, amargada’. Y tú le consuelas. Le intentas ayudar. Pero eso es muy poco para el dolor que siente.

¿Qué haremos ante un drama de la muerte de un hijo? Nada. Estar con ese dolor. Que se manifieste en todo su esplendor. Y el dolor, no será esa amargura. Pues, llegará la comprensión, que es amor.

* Lo has de hacer tu primero, ¿no? Si no, no tiene ningún sentido. Ni valor verdadero.

* “En la casa oscura no hay necesidad de que el sol ilumine la casa desde el exterior o el interior, una vez que las ventanas y puertas estén abiertas, la luz seguirá entrando”.

¿Quién abrirá las ventanas para que entre la luz? El ‘yo’ no las puede abrir. O tal vez, sí. Porque si no hay conflicto todo operará para que haya orden. Y llegue la luz donde tenga que ir e iluminar.

* “Cuántos de nosotros habíamos previsto que también pagaríamos el aire?”

Lo nuevo nadie sabe lo que es. Y por eso, es lo nuevo.

* “¿Qué es una mentira? Una contradicción, ¿no es? una autocontradicción”.

Al final de todo. Todo puede parecer absurdo, contradictorio. O no. Y todo tener sentido.

* “El sol siempre elimina todo, pero alguien ha decidido persistir, existir, a la sombra”.

Ese alguien es el ‘yo’. Por eso, nos hemos de convertir en ese ‘yo’. Sin huir ni querer cambiarlo. De esa manera no habrá conflicto ni guerra.

* “Nuestra forma de hacer nos prepara para el futuro, somos el futuro a través de nuestra acción inconsciente y descuidada de las consecuencias”.

En parte tienes razón. Aunque nadie es capaz de predecir lo que será el futuro. ¿El Homo Sapiens, podía imaginarse cómo vivimos ahora?

* No sabemos ciertamente si es suerte o no. Pues, todos los que estamos vivos. Hay algo que hace que sigamos estando vivos. Es decir, la muerte aún no ha llegado.

* No vinimos para ser perfectas. Llegamos aquí a la tierra sin preguntarnos nada. Si queríamos o no. Pero el hecho es que estamos aquí. Y hemos de vivir este drama. A veces lleno de belleza. A veces lleno de amargura.