Torni Segarra

Seleccionar página

1. Podría interpretarse también como que dios no es para los muertos, sino para los vivos.

Esto también es esclarecedor: No busques en los muertos al que está en los vivos: los seres humanos, vulnerables, necesitados.

 

 

2. Menos mal que aún hay alguien que tiene cordura. Y no se deja arrastrar por las vaguedades, las evidencias cotidianas.

 

 

3. No se trata de perder. Sino de descartar radicalmente algo nocivo, peligroso, que no nos sirve; ya que nos destruye.

 

 

4. Todo ser humano siempre es una obra de arte. Pero ver ese arte no es tan fácil como pueda parecer; hay que tener amor para poder verlo.

 

 

5. Esa explicación tuya es confusa, no clarificadora. ¿Cómo saber a quiénes ha de ir el dinero que se les da -para que no sea a todos-? Sería posible si hubiera una identificación de cada cual y así poderle dar el dinero a él solo. De lo contrario el dinero que se recibe es para todos, ya que se reparte para todos.

¿Puede haber un documento, un papel, en el que se diga que cada cual es de una afiliación política, religiosa, racial, de un nacionalismo grande o pequeño? Eso en la actualidad en Europa no se existe.

 

 

6. La semilla si está muerta -si se pudre- no germinará. Pero la energía de esa semilla que ha muerto se va a trasformar, proseguir infinitamente, eternamente.

 

 

7. ‘Quien muera de amor, vivirá eternamente.’

Pero, ¿quién muere? ¿Alguien muere? El que se acaba, muere, es el ego, el ‘yo’. El alma, no es un hecho, es un invento, un consuelo, una ilusión para tapar la soledad, el fin, la muerte.

 

 

8. El pecado es el pensamiento que juzga, condena, premia, según le convenga.

 

 

9. El libro más interesante de leer es el que todos tenemos dentro. Ya que nunca se acaba.

 

 

10. Es posible comenzar y verlo todo como nuevo. Pero para ello, ha de haber pasión -que no es fanatismo- por la vida; es decir, estar completamente atento a todo lo que sucede tanto dentro como fuera de nosotros.

 

 

11. Si uno disfruta de lo que hace, las vacaciones le son innecesarias. El problema está en hacer lo que uno necesita. Y si lo hace, por ello disfruta de hacerlo.

 

 

12. ¿Podemos cambiar el rumbo de nuestra vida? ¿Es eso posible? Eso sólo se lo puede contestar uno mismo, al ver si es una realidad o no en su vida.