Torni Segarra

Seleccionar página

 24. ¿La fe, la creencia, suaviza, nos hace generosos, compasivos? ¿O, la fe nos ciega, hace fanáticos, indiferentes, insensibles?

 

 

 

25. ‘Lo infinito tiene principio, pero no tiene fin.’

 Lo infinito, el infinito, sólo es una palabra que no se puede en realidad describir. Pues toda descripción puede ser correcta o incorrecta -o negar o afirmar- infinitamente.

 

 

 

26. Si eres honesta, cuando criticas te sientes mal, perturbada, confusa. Y no puedes seguir criticando, que es una especie de ataque disfrazado de palabras.

 

 

 

27. Aunque haya un juzgamiento sin juicio, hay que descubrir qué es lo que queremos con esa crítica. Pues, al final lo que cuenta es lo que hacemos con nuestra manera de vivir, cómo respondemos a los retos que nos llegan, si somos honestos o somos corruptos, inmorales.

 

 

 

28. Si una organización cualquiera, que se considere demócrata, su hunde porque se hunde su líder, eso quiere decir que esa organización, partido, etc., no es democrática. Son adoradores, seguidores, dependientes, de las personas.

 

 

 

29. Creo que esa es también tu actitud con los que te molestan, por las razones que sean: eliminarlos. Por eso, antes de juzgar, acusar, hemos de mirarnos nosotros. Pues aquí viene aquello de que: Vemos la paja en el ojo ajeno, pero no vemos el madero en nuestro ojo.

 

 

 

30. Esa proyección de que la consciencia plena me permitirá ver algún día -que es el futuro-, también forma parte del infernal carrusel que se repite sin cesar. Pues, el futuro es una proyección que nada tiene que ver con el presente, el reto del ahora.

Todo cuando suceda, si es real, verdadero, ha de ser ahora, es ahora, en el ahora.

 

 

 

31. Los que ingieren algo que les altera la conciencia, y les hace ir más allá de la rutina y la repetición, sienten que todo está unido, que no hay división entre las cosas, ni tampoco entre las personas.

 

 

 

32. Lo que hemos de tener claro es que el río no dejará nunca de contaminarse, para luego si puede ser limpiarse. Es decir, la verdad también es la religión, lo sagrado.

 

 

 

33. Ir en pos de una dirección establecida, para solucionar el problema de la vida, que es negar o afirmar algo, nos deja en el mismo problema de la confusión, del miedo. Vivir sin ningún movimiento negando o afirmando, es el reto que tenemos.

 

 

 

34. Lo nuevo nadie sabe lo que es. Y ahí está la belleza, porque no se concebir ni se puede manejar.

 

 

 

35. ¿La codicia no es miedo? Miedo de no llegar, no dar la talla, por quedarse afuera, solo, sin ser nada, miedo a morir. Así que, el miedo se ha de comprender. Y para eso hemos de vivir con él. Pues vivir sin miedo no es un hecho. El hecho es que somos el miedo.

 

 

 

36. El gran negocio de la vida son los intercesores, los que dicen que ellos sí que saben, y que son capaces de solucionarlo todo.