Torni Segarra

Seleccionar página

1501. Es el mismo quiero y no puedo de siempre. Quiere presentarse como un alma blanca, limpia, medianamente moderno, que va a solucionar los problemas.

Pero cuando ya ha conseguido el poder, en vez de solucionar los problemas, se pone del lado de los corruptos que los generan. Por eso, ya hace tiempo que está acabado.

Y todo eso que hace, es verdad que es su historia personal, que está muy bien que sea así, si le conviene. Pero, ¿es preciso mentir, engañar, falsear la realidad, para embaucar a las inocentes y vulnerables personas?

Pues mintiendo, seguro que no vamos a generar orden, el fin de la anarquía de los corruptos ladrones.

 

 

1502. Si la solución que das son más insultos, falsedades, medias verdades, entonces sí que estamos apañados. O sea que, tu solución para apagar el fuego es hacerlo con gasolina.

Pero no puedes negar lo que es un hecho, que la corrupción es la enfermedad de los que mandan, sobre todo si están muchos años en el poder.

Queramos o no, el poder genera esa miseria de corruptos, ladrones. Si no lo quieres ver, ese es tu grave problema. 

 

 

1503. Cuando alguien se defiende como un animal, que ve el peligro que se acerca, es cuando se revuelve y ataca a los que le ponen en peligro. Si no viera ese peligro, no haría nada.

La pregunta es: Si no hubiera peligro, ausencia de corrupción, ¿verdad que no habría motivo para defenderse? ¿O es que uno se divierte en el juego de defenderse, de hacer el papel de víctima?

Tanta culpa tiene el corrupto de sus maldades, como los que los apoyan, sostienen en el poder, los votan, lo consienten.   

 

 

 1504. No nos conviene sacar a los viejos, semi viejos, actuales, asesinos. Pues, siempre los ha habido y lo habrá. Así que, si empezamos con el ojo por ojo y diente por diente, acabaremos todos ciegos y sin dientes.

¿Por qué no ver que asumir la verdad, la realidad, es preciso para pasar página y solucionar los problemas? Los problemas escondiéndolos: mintiendo sobre ellos, negar la corrupción, los ladrones, no los soluciona, Pues es la corrupción, la que sea, la que genera toda violencia.

 

 

1505. ¿Dónde hacen terrorismos esos que dices? Aquí no, ¿verdad? Entonces, acusar ahora a alguien de terrorista, de apoyar, de relacionarse con terroristas, eso es una mentira, no es verdad. 

Terrorista es el que pone bombas para matar. Ya que, genera terror -aunque los ejércitos también lo generan-. Parece que te guste enredar por enredar, sin pensar bien lo que dices. 

 

 

1506. Querer la libertad, descartar a los ladrones, las injusticias, la irracionalidad, la falta de lógica, del centralismo, querer el divorcio de los que nos oprimen, ¿es delito?

 

 

 1507. Para hablar de lo eterno, hay que comprenderlo. Pero, ¿se puede entender lo eterno, que es el infinito referido al tiempo?

 

 

1508. ‘¿Es posible cuestionar un mensaje sin juzgar ni condenar al mensajero?’

No podemos. Pues hagamos lo que hagamos, digamos lo que digamos, siempre habrá quienes serán afectados negativamente.

 

 

1509. Lo que más daño hace, es que esos comportamientos, esas actitudes, nos rebajan a la categoría de bobos, de estúpidos, de personas subdesarrolladas. 

 

 

1510. Hay algo que está muy claro: los políticos cuando están mucho tiempo en el poder, se queman. Aunque ellos, están tan enganchados con el poder, que venden su alma al diablo por seguir mandando.

Vender su alma al diablo quiere decir, ser indiferente al sufrimiento de los menos afortunados, ser corrupto, marrullero. Por lo que está quemado. Y todo lo que tocan, todo lo que les concierne a ellos, se contamina de su corrupción. 

 

 

1511. Una persona, tan mundana, tan viciosa, tan de noche, tan arrastrada ante los poderosos. ¿cómo puede ponerse de modelo?

 

 

1512. Jaques. Parece que estás enfadado, cabreado. Sólo te diré, que no solamente tengo yo la culpa. Repártela, como buenos hermanos, con todos.

 

 

1513. He sabido de ti, al verte ayer por unas cadenas de televisión. Cuando, solamente defendías a tu compañera de partido, Sra. … Cuando faltabas al respeto, pretendías imponerte sin tener razón, con tu brutalidad, crueldad, a los parlamentarios en la Asamblea. Cuando se debatía sobre la posible corrupción de esa persona.

Creo que estás muy alterada. Eso quiere decir, que tenéis miedo, muchas maldades que ocultar. Y cuando más tardéis en solucionarlo, dimitir, iros a casa, más va a ser la irritación, la locura que os generaréis.

No podéis dar la culpa de todo, a los que os cuestionan, a la oposición política. Sois vosotros, los principales culpables de la corrupción, los robos, y sus consecuencias, de que los jueces, la policía, la guardia civil, os persigan como delincuentes. 

No pierdas el norte. El miedo cerval que tenéis os delata. Acepta la realidad, sin huir de ella. Pues para que venga lo nuevo, hay que morir a lo viejo.