Torni Segarra

Seleccionar página

1571. Al final, ustedes son como X -fachas-. Que dicen que quieren acabar con la corrupción, pero apoyan a los corruptos para que puedan permanecer en el poder. Esto, es mentira. Ellos lo que quieren, es estar en el poder.

Tú haces igual, dices que quieres la república, pero ahora que es el momento, vas en contra de los que están haciendo todo lo posible para que venga. ¿Tienes miedo de perder el pequeño poder que tienes, que te dan los subdesarrollados que te votan?

Sé cosmopolita y deja las ideas carcas, viejas, que no valen nada. Lo que vale, lo verdadero es el amor. Y el amor es libertad, independencia, no la esclavitud, el ser explotado, maltratado, humillado como un animal.  

 

 

1572. Como una buena facha, tu diario lo es, y franquista, no has dicho nada del rosario que X ha mencionado sobre todas las maldades que ha hecho el gobierno centralista: espiar todo un ministro de Interior ilegalmente, a los políticos que tanto odian; el corredor mediterráneo que nunca lo harán porque los fachas lo ven como un triunfo del enemigo; las mentiras, falsedades, humillaciones, las irregularidades económicas con sus graves problemas. Etcétera, etcétera.

Como no puede ser de otra manera, pienso que es el dinero lo que te hace tan falsa y mentirosa. Escribiendo lo que todo el grupo de franquistas quiere leer, aunque saben que todo son mentiras y falsedades.

 

 

1573. Puede que todos los problemas los podemos responder, si comprendemos lo que es la vida, cómo funciona la naturaleza -pues nuestro cuerpo es naturaleza pura-. Para eso, hay que también comprender cómo opera nuestro cerebro, el pensamiento, la mente.

Y si somos afortunados, sensibles, tal vez la belleza, la libertad, que es amor, llegue a nosotros.

 

 

1574. ¿No vivimos con ansiedad, lleno de deseos, que nos estresan, nos confunden? Y esa situación se hace insoportable. De manera que, queremos huir de esa falta de confort personal, de soledad, de incomunicación. Y para ello, nos dedicamos a comprar de todo, lo necesitemos o no. Donde se genera la ilusión de que todo ha cambiado: los que nos venden nos tratan con esmero, nos respetan, halagan. Y nosotros con lo que hemos comprado, hacemos como si fuera un juguete, que en pocos días ya está roto, es inservible.

 

 

1575. Si estamos libres de los condicionamientos, el que llegue o a los que vamos, tengan o no tengan nuestra misma vibración, nos juntaremos con ellos. Pues al no haber división interna, tampoco la habrá externa.

 

 

1576. Para purificarse, es preciso no tener ningún plan, ninguna idea preconcebida. Ya que todo eso, nos divide del presente, del ahora.

 

 

1577. Pero el resultado les ha puesto ante el espejo, que les dice que no son poderosos como se creían. Y aún puede cambiar más la situación tan extravagante y egoísta. 

 

 

1578. La mayor duda existencial, que todos padecemos, es que sabemos que vamos a morir, pero no sabemos cuándo. Por eso, toda esa situación, nos llena de miedo, de angustia, de ansiedad o apatía. Hasta que vemos que eso es algo tan natural como estornudar, llorar o reír. Vemos que eso es preciso para que la vida sea, como lo es el nacer un brote de una rama, una flor que en pocos días se degenerará y desaparecerá.

Por eso, la vida es destrucción, amor y construcción.

 

 

1579. Para conocer a alguien, es preciso conocerse así mismo. Pues todos somos iguales en lo psicológico -tenemos miedo, no queremos la soledad; perseguimos el placer, aunque sabemos que nos lleva al dolor; queremos la seguridad, vivir seguros; nos agarramos a lo bonito y rechazamos a lo que consideremos lo feo.

Así que, si realmente nos conocemos, también conocemos a toda la humanidad. De manera que, cada uno es el resto de la humanidad. Cada uno es el compendio de toda la humanidad.

Y por eso, aunque seguimos siendo vulnerables, no huimos de la realidad, de lo que sucede. De manera que, el dolor adquiere otra dimensión. Pues nosotros mismos somos ese dolor en su totalidad.  

 

 

1580. Los ricos, los conservadores, viven en su mundo. Y creen que los que no son como ellos, son una masa perezosa, caprichosa, sin ningún poder.

Pero, eso es la ignorancia del que vive bien, de los burgueses. Aunque cuando se dan cuenta, ya les han quitado la cartera. 

 

 

1581. Toda ayuda, aunque en principio tiene su valor y sentido, ha de ser descartada. De lo contrario, se crea la dependencia, la posesión, y se convierte en un obstáculo para que la verdad pueda florecer.

En el ámbito psicológico, espiritual, no hay ayuda posible. Cada uno ha de llegar a ver la realidad, tal cual es. Y enfrentarse a ella, estar con ella, de manera que ella nos cuenta su misterio, su secreto. 

 

 

1582. La tranquilidad interna no va hacer llegar a la inteligencia. Es al revés, la inteligencia es la que nos aquieta la ansiedad, nos da la posibilidad de deshacernos del conflicto.

Porque la tranquilidad, la concentración en un punto, una imagen, la música, una idea, etc., nos embota la mente. Quedando atrapados en una dinámica de rutina, de repetición.

 

Pues la mente, necesita seguridad para operar. Y al no encontrarla entra en conflicto, en desorden. Hasta que nos damos cuenta que, sólo comprendiendo el conflicto, el enfrentamiento entre los opuestos, es cuando llega la inteligencia, la sabiduría, la compasión, el amor. Este amor no tiene miedo de perder la seguridad. Porque sabe que en la vida no hay seguridad en nada. Sólo existe la total y absoluta inseguridad.