Torni Segarra

Seleccionar página

528. El miedo no va a desaparecer, hemos de vivir con él; así que, si no huyo ni entro en conflicto con él, cesa, desaparece. Aunque el miedo sigue estando ahí. 

Es como estar cerca de un animal salvaje, que nos mira, pero como no queremos hacerle ningún daño, no nos hace ningún caso.

 

 

 

529. El miedo, y sus efectos, están dentro de nosotros. Cuanto más miedo le tenemos a la vida, y a todo lo que ella nos trae, las consecuencias van a ser más perturbadoras. Aunque cuando el miedo es total, lo abarca todo, todo nosotros somos ese mismo miedo, éste ya no es visto como tal.

 

 

 

530. Con los máximos deseos, en que entraron al ser nuevos, eso que pasa ahora, el todos contra todos -que hasta cierto punto tiene sentido porque se desnudan, se investiga, discute-, si consiguen el poder para así poder gobernar, todo será peor. Porque, entonces se harán más burgueses, tendrán que relacionarse con las cosas que ellos no quieren: el rey, los militares, la Iglesia católica, los banqueros, los adinerados, etc.

Y entonces, el contraste entre cómo eran cuando comenzaron, será abismal. Por lo que, tal vez, muchos no los podrán soportar. Por lo que, deberían de informar de esa posibilidad, para que luego no les escupan en la cara al sentirse frustrados.

 

 

 

531. Respecto a la libertad, independencia, voy a explicarte algo. Si tú vives con tu familia, donde allí hay varias personas, y tú decides que ya no quieres convivir más con ellos, que quieres ser libre, independiente, ¿qué te parece si te dijeran, que tendrán que hacer una votación para decidir si te dejan marchar o no? ¿Verdad que parece de locos, de carcas, de viejos, de dictadores, de tiranos?

Para comprender los problemas, los hemos de ver e investigar en el aspecto doméstico, cotidiano, de la vida de cualquier persona. Y luego llevarlo al ámbito complicado donde se entremezclan muchas personas, que piensan con las emociones, que son superficiales, agresivas, dispuestas al enfrentamiento, etc.; personas condicionadas, que no usan la lógica más elemental para que la vida no sea una lucha, una guerra continua, llena de desdicha y amargura.

Y explicarlo, informarlo. mirar el pasado y cómo sucedieron las cosas. De esa manera, nos daríamos cuenta que el dictador fascista Franco, del bando de Hitler, fue un actor principal para que el actual nacionalismo centralista español, aún esté con esa historia de la unidad indivisible de la patria. Para ello prohibió, de una manera como lo hacen los dictadores y sus colaboradores, todos los idiomas que se hablaban, menos el castellano; y todo intento de autonomía, libertad, independencia. Que ahora, sus herederos, los que mandan quieren seguir con su mismo camino; y, que no puede ser de otra manera, que, con métodos represivos, dictatoriales; inventándose toda clase de leyes, que van contra la corriente de la vida: la libertad, la compasión, el amor.

 

 

 

532. Puede que te hayas quedado corto a la hora de enumerar sus maldades. Aunque había millones que lo adoraban, que le daban dinero, iban a verlo desde todo el mundo, etc., que eran los que creían que todo lo que él les daba era el bien supremo. Ya que creían que era una reencarnación de dios, con sus poderes psíquicos, mágicos, esotéricos, ocultos

Aunque, todos hacen lo mismo, pues cuando hay un maestro y un seguidor, surge el mismo paradigma de dependencia, de esclavitud, de posesión, de adicción, y sus miserias. Y eso, sucede en todas partes; con sus variantes culturales, folclóricas, supersticiosas.

 

 

 

533. ‘¿Por qué hay algo en lugar de nada?’ Hay algo en lugar de la nada, porque percibos, somos conscientes de nosotros, de nuestro cuerpo, del lugar donde estamos, conscientes del tiempo pasado, presente, futuro.

La nada, es como el estar dormido, inconsciente, anestesiado. La nada también es el estado en que viven los animales, que no se dan cuenta de la realidad como nosotros; ellos actúan como un robot, unidireccionalmente, sin poder elegir caprichosamente. Ya que sólo actúan por su necesidad absoluta para sobrevivir; pues la dictadura de la química, la física, les obliga a actuar de esa manera sin opción alguna. Y, que, por eso, nos parecen tan crueles. 

Y por eso, ellos no pueden renunciar hacer algo para ayudar a otro, que es romper la ley de la supervivencia; de manera que no pueden ser compasivos, caritativos, misericordiosos.

 

 

 

534. Eso suena a la Inquisición española, la más cruel que había cuando podía actuar. Ahora, afortunadamente, parece que no puede actuar. Esperemos que siga así para bien de todos.

 

 

 

535. El problema llega cuando vamos detrás de esos momentos tan especiales. Ya que nos hacemos adictos a ellos, sin importarnos todo lo demás: el desorden que generamos. Pues, al ir detrás de esos momentos, que sentimos esa plenitud, nos dividimos del presente, del ahora, por experimentar ese placer, esa soledad. Es decir, generamos desorden. Ya que la persecución del placer, engendra desorden, sufrimiento, dolor.