Torni Segarra

Seleccionar página

1583. ¿Cuándo llega el amor, el karma no desaparece? El karma es un invento del pensamiento. Y el pensamiento es el ‘yo’, divisivo, generador de desorden. Mediante las palabras, las ideas, teorías, las religiones, la superstición, el fanatismo, la idolatría.

El karma, ya sea bueno o malo, es lo que nos gustaría que fuera. Mediante la venganza, el odio, el rencor, o el sometimiento, el sentimentalismo, la devoción, la sensualidad. Todo producto de la ignorancia, del miedo, del pensamiento, el ‘yo’. 

 

 

1584. La verdad, la realidad, lo engloba todo. Ya sea la belleza, lo que decimos que es la fealdad. Ya sea la felicidad, el gozo, el confort, o, todo lo contrario.

Por tanto, es preciso no estar sometido a nada, no aferrarse a nada, no depender de nadie, dejar que todo llegue como las nubes pasajeras.  

 

 

1585.  Aparte de lo que son: carteles políticos panfletarios, ¿no parece ese victimismo una exageración? ¿Cuántas veces han amenazado de muerte a X en las redes sociales, y a otros, y nadie de los que ahora braman, no decían nada, estaban callados como si nada pasará? Diciendo a sus adentros: ‘Eso se lo merece por separatista’.

Seamos serios. Y no empecemos con la histeria nacionalista victimita: ahora parece que se hayan cambiado las tornas. Los que antes eran verdugos, ahora han pasado a ser víctimas. Pero eso es el juego de la política, de la vida, que hay que comprender sin ponerse neuróticos, sin hacer jarana, y agresivos.  

 

 

1586. ¿Tú te sientes reflejada con esas palabras? Yo creo que no. Al menos cuando hablo contigo.

Cuando estaba escribiendo el anterior comentario, pensaba contigo como si fueras mi amiga de toda la vida. Tienes algo que me atrae de ti. ¿No sé qué es? Pero, es una realidad desde el primer día que te leí; y nos cruzamos escritos.

Por lo tanto, nunca tengo un sentimiento ofensivo, agresivo contra ti. Es siempre de comprensión, compasión, como si fueras una hermana mía. Tengo la suerte de olvidarme de lo que escribes, debes de hacer -pues, yo no lo sé-.  

 

 

1587. Estamos de acuerdo. Solamente, hay que hacer lo mismo con los dos bandos, los dos nacionalismos.

Y por eso, que no se hace -la igualdad- que se ha generado esta situación, tan vieja y repetida a lo largo de cientos de años. 

 

 

1588. ‘Desde antes de nacer a después de morir’, hay poco que decir, responder. Porque el antes y el después no son hechos, son suposiciones, supersticiones, inventos, consuelos del pensamiento. 

El pensamiento, sólo puede operar repetidamente, ya que él es el producto de su condicionamiento, programación. Por lo tanto, el pensamiento es lo viejo y repetitivo, el que tiene miedo, busca seguridad, se a garra a lo que inventa y conoce.

Pero eso no es lo verdadero, que es lo que está más allá de las palabras, lo que conocemos, lo que hemos inventado. Donde sólo existe la nada, el vacío, que es de donde nace lo nuevo, lo no tocado por nada, la unión con el universo.

 

 

1589. Sólo se trata de sensibilidad, para ser religioso. Si uno es indiferente al dolor que generamos a los demás, ¿puede haber ahí religión? Los insensibles, los que no son capaces de tener empatía, inventan toda clase de huidas de la realidad. Con tal de no perder su ego, brutal, cruel, indolente.

Por lo que, han de justificar su manera de vivir con violencia, guerras, volviendo a la más pura animalidad. 

 

 

1590. Cuando ayudemos, demos a otros algo que necesitan, démosles gracias por darnos la oportunidad de experimentar éxtasis, gozo, plenitud.

Y por eso, hay que ser consciente de eso, porque si se convierte en una adicción, va a generar desorden, que es lo que genera la pobreza, la miseria, los menos afortunados.

 

 

1591. ¿Qué es mejor dar el dinero después de acumularlo o no acumularlo? El acumular dinero genera desorden, que se manifiesta en la injusticia, la corrupción, inmoralidad.

Por tanto, si el desorden es la causa de la miseria, de la pobreza, de los menos afortunados, debe de ser descartado. 

 

 

1592. El capitalismo no es el problema. El problema es lo que nosotros hacemos con ese capitalismo, que es el negocio de la vida: vivir de manera que no nunca o casi nunca pierda. Por lo que, el problema es la comprensión de la vida, comprensión de la mente. Cómo nos enfrentamos a los problemas que siempre están ahí: injusticia, avaricia, codicia, miedo, vanidad, indiferencia ante el sufrimiento.