Torni Segarra

Seleccionar página

2679. Cris. Habría que verte en su lugar, ¿tú qué harías? Harías lo mismo. Pues tú no eres un dios todo poderoso. Eres un ser humano corriente y vulgar.

Todos somos quiero y no puedo. Queremos la paz, pero nos preparamos para la guerra: queremos siempre ganar, disfrutar de las prebendas, de lo que robamos con indiferencia, sin miedo para impedirlo, o pensando que no se enterarán.  

 

2680. Hacía mucho tiempo que no te veía. Y sigues siendo la misma facha de siempre: a favor de los ricos, de los monarcas, de los banqueros, del establshnent corrupto, ladrón, inmoral.

 

2681. He sabido de ti, al ver un reportaje sobre la brutalidad, la crueldad, la violencia, contra las personas que iban a votar en Cataluña. Que fueron apaleadas por la policía, del gobierno nacionalista centralista, fascista español.

Lo que está pasando es muy grave. Pues, vuelven los métodos y estilo del dictador sanguinario Franco, del pasado siglo. Pues, los integrantes de este gobierno cruel, insensible, violento, son los directos herederos del tirano dictador.  

 

2682. Te ha faltado decir, las palabras compasión y amor. Porque como ya hemos dicho, los problemas no tienen solución. Lo voy a repetir, existen infinitas posibilidades para negar o aprobar una idea, una teoría. Por lo que siempre habrá un empate entre ambas maneras de ver la realidad.

Así que, la solución al problema de la vida, al problema de los grandes nacionalismos que roban a los más pequeños e indefensos, que los humillan, maltratan, los quieren destruir, es la compasión y el amor.

Donde toda maldad, egoísmo, la locura de querer cambiar la realidad que no me conviene por otra que me gusta más. Donde las leyes son exclusivamente inventadas para defender y salvaguardar a ese nacionalismo cruel, brutal, violento.

Esa es la realidad, nos guste o no.

Pues los que están en la posición superior en el poder mundano, si estuvieran en el menor poder, explotado, maltratado, humillado, haría lo mismo que hacen los que padecen la brutalidad del poderoso.

Y si esos humillados, maltratados, brutal y cruelmente, pasaran a ser poderosos, harían lo mismo que esos poderosos y sus maneras inhumanas. Por eso, vuelvo a decir no hay solución política ni legal. La solución está en la compasión, el amor. 

 

2683. La imaginación no es capaz de descubrir lo nuevo. Pues a lo nuevo, el pensamiento no puede llegar. Pues el pensamiento es una grabadora, que tiene todo lo que hemos sido durante millones de años.

Así que lo nuevo, es lo que no es generado por el pensamiento: el ego, el ‘yo’. Sino lo que llega de la nada.  

 

2684. Si es así, la montaña rusa, no te puedes quedar atrapado con ella. Ni tampoco puedes huir de esa montaña rusa. Todo ha de cesar natural y sencillamente, para que no queden residuos, dudas, etc. 

 

2685. ‘No eres tu mente’.

Pero formamos parte de la mente global, universal, la de todos. 

 

2686. Lo perfecto sólo está en nuestras mentes. Cada uno puede ver lo bonito, lo perfecto, donde otros no lo pueden ver.

 

2687. Tú y tus compañeros del diario, por qué tenéis el vicio de joder a los catalanes que quieren la libertad. ¿Por qué tanto odio, tantos celos, tanta maldad? ¿Sois todos fachas? Qué vergüenza.

 

2688. Pareces que caigas por la derecha. ¿Será por el dinero que has conseguido? No seas falso. No me atrevo a decir esta palabra. pero la diré: no seas traidor a los tuyos.  

 

2689. ¿Ves? Juan Carlos. Ya te has irritado, cabreado. Ya hablas cínicamente, con sarcasmo. Por lo que, también faltas al respeto, a la hora de escribir y comunicar lo que quieres.

Date cuenta en lo sencilla que es nuestra relación y comunicación, y ya no puedes soportar las verdades que descubres a medida que vamos comunicándonos. Pues, imagínate a nivel de un grupo, de una junta de vecinos, de un partido, de un gobierno, etc., lo complicado que puede ser.

Y es por eso, es que te he dicho, que los problemas, nuestros problemas de cada cual, no se solucionan con la fuerza y la brutalidad de las leyes, ni de la política. Se solucionan con la compasión y el amor.  

 

2690. ¿Y si vuelven a ganar, como parece ser que así sería? Entonces, estarían y seguirían los mismos problemas: los que quieren la libertad y los que se oponen a ella. Que son los que mandan y no la quieren.

 

Porque le tienen miedo, pánico, a la libertad. Están demasiado sucios en todos los ámbitos. Y por eso todos son pegas, obstáculos, leyes invenrtadas para blindarse las instituciones, el poder estatal.