Torni Segarra

Seleccionar página

197. Todo puede ir a más. Tanto en lo malo, como en lo bueno.

 

 

 

198. La voluntad, la disposición, son deseo, aunque sea para satisfacer la realidad, lo que es. Por lo que, el desorden sigue generándose, está ahí.

 

 

 

199. Los momentos oportunos para empezar a hacer algo, no dependen del calendario. Sino de la disposición que tengamos para hacer o no algo que nos interesa o no. Pues, la realidad nos impone sus maneras.

 

 

 

200. La realidad es la totalidad de lo que existe. Por lo que, es también lo desconocido, lo que nadie ha tocado ni visto. Pues la mente no tiene la capacidad de verlo todo. La mente va desde los matices a lo desconocido, está presa en ello porque no es total. Ni las palabras sirven para describir esa totalidad inabarcable, infinita.

 

 

 

201. El valor de las cosas está en: para qué la queremos, si la necesitamos de una manera vital o no. Si es una persecución del placer o no.

 

 

 

202. El mejor libro para leer, que se convierte en maestro, es el que tenemos dentro de nosotros. Pues, si lo leemos descubriremos en realidad cómo somos, cómo nos comportamos. Y como todos somos básicamente iguales, conociéndonos nosotros también conocemos a toda la humanidad.

 

 

 

203. El mejor libro para leer, que se convierte en maestro, es el que tenemos dentro de nosotros. Pues, si lo leemos descubriremos en realidad cómo somos, cómo nos comportamos. Y como todos somos básicamente iguales, conociéndonos nosotros también conocemos a toda la humanidad.

 

 

 

204. Tú no sabes cómo van a responder tus amigos, amigas, familiares, ante algún problema grave. La vida, los animales, nosotros también lo somos, no están para defenderse unos a otros, su plan se constituyó sólo para sobrevivir. Luego apareció la conciencia, el ‘yo’, y empezó todo eso que somos: un montón de palabras, proyectos para ser buenas personas.

 

De manera que, para ser buena persona, tener compasión, nos hemos de liberar de la animalidad, del miedo, del ego. ¿Puede eso ser, suceder?

 

 

 

205. Pero si los animales en su estado natural, cuando vivían salvajes, nos huían como ahora. ¿Cómo iban hacer negocios con nosotros, ser compañeros?

 

Fue el poderoso hombre, el que doméstico para beneficiarse de ellos, como lo hizo con el caballo, los halcones, los elefantes, los palomos mensajeros, etc. Para los animales domesticados no hay ningún beneficio, porque han sido arrancados de su medio natural, donde eran autosuficientes.

 

 

 

206. Un perro si está herido, ¿será consciente de ello hasta el extremo de ir a un veterinario para que le cure? ¿Son conscientes de que existen como lo somos nosotros? ¿Un toro es consciente de que está solo en medio de la plaza y que lo están torturando, y aun así sigue luchando, siendo engañado con trapo rojo que enviste en vez de cornear al torero para destruirlo, defenderse?

 

 

 

207. Ah. El perro y el gato necesitan afecto, jugar, socializarse, porque los hemos drogado con eso, los hemos acostumbrado. Los instintos no son ningún pecado, son necesarios para sobrevivir.

 

 

 

208. Precisamente he leído esa misma noticia de los monos en un diario, que decía que los monos se ‘sorprendían’ o se ‘lamentaban’ por la muerte de un bebé mono. Pero no usaban la palabra llorar.

 

 

 

209. Pero, Enric, si no hay ningún problema. Estamos tratando de descubrir si los animales tienen conciencia de que existen como la tienes tú, la tienen los seres humanos.