Torni Segarra

Seleccionar página

552. La gratitud es eterna para los que aún estamos vivos. Pues sabemos que millones de personas perecen cada día de todas las edades y condición.  Y, sin embargo, nosotros seguimos vivos, viviendo como siempre lo hemos hecho, hacemos.

Hay que saber que todo lo que nos sucede, desgracias, problemas, enfermedades, siempre podría ser peor aún más de lo que son.

La gratitud es saber que somos tan vulnerables como un pájaro, un animal cualquiera, que en cualquier momento la dinámica de la vida nos puede derribar, socavar nuestra salud, destruir. Y que nada se puede hacer ante esta actitud de la vida. Si no que, podría ser todo eso peor en todos los ámbitos.

Por eso, uno tiene esa gracia de la paz, que es la gratitud, la sencillez, ante los hechos implacables de la vida, los acepta sin huir, sin querer cambiarlos.

 

 

553. Lo que nos mantiene vivos no es nuestro amor, sino el misterio de la vida. Pues el morir es caprichoso, inasible a la mente humana. Ya que la muerte, no tiene una lógica comprensible.  Pues el amor incluye el cuidado y la crueldad, da vida y mata a la vez. De ahí que sea incomprensible para la mente vulgar, superficial, mundana.

 

 

554. ¿Se puede despertar la sensibilidad de quien tiene su vida dentro de la dinámica de siempre triunfar, vencer, dominar, la ganancia monetaria, materialista?

Lo nuevo no sabemos lo que es. De manera que, hay que estar atentos a todo lo que sucede, para que así la inteligencia nos desvele la realidad que llega, si es nueva o es incambiable.

 

 

555. El propósito de la vida, es no generar más problemas de los que ya hay. Y eso pasa, si uno quiere, por tener una vida que no genere desorden. Pues, si vivimos en desorden, no se puede hacer nada verdaderamente bueno por los demás, por la totalidad de la vida.

 

 

556. Sólo quiero decirte sobre todo lo que has dicho, que todo no se puede saber. Es decir, la realidad -no la realidad que nosotros empaquetamos- está fuera de nuestras posibilidades de ponerlas en palabras, para hablar de ella. Pues las palabras no son hechos. Ya que los hechos suceden en una dimensión, son tan rápidos y efímeros, que nacen y mueren a cada instante.

Por lo que, el pensamiento y las palabras, no pueden describirlos, porque están dentro del ámbito del tiempo. Y los hechos son eternos, en el ámbito de la eternidad.

 

 

557. Primero que nada te voy a decir, que el dolor es la enseñanza. Somos, estamos constituidos de manera que necesitamos el dolor, para refrenarnos, hacernos humildes, agradecidos.

Respecto de que, si todo está dicho o no, o como tú dices, ‘¿todo está escrito?, mi respuesta siempre será rotunda y vehemente: ¡Ni mucho menos! Todo está por escribir’. He de decirte, que depende del grado de profundidad como respondas a esa pregunta. Pues, si lo encaramos en el ámbito superficial, todo está por escribir, porque estamos en la ignorancia, no actúa la inteligencia. Pero si lo miramos profundamente, ya sabemos lo que va a pasar a nuestras vidas: sufrimiento, dolor, unos momentos de alegría y felicidad, enfermedad, deterioro, decrepitud y muerte.

Ahora bien, si quieres escribir sobre eso, entonces puedes hacerlo; pues el material, que es la vida, mirándola a la manera micro, es infinito. Por tanto, respondiendo a tu pregunta, ¿todo está escrito? La respuesta, como todo en la vida, es sí y no. Porque, hay algo que existe que es el infinito. De manera que, todo se puede afirmar, como negar, infinitamente. Por lo que nos enredamos en la especulación, convirtiéndose en una pérdida de tiempo, una distracción, un entretenimiento.

 

 

558. ¿Por qué no lo dejas?

 

 

559. Esa alegría del amor, no es solamente el alborozo; es la plenitud, la paz que no desea nada; que lo incluye todo, porque es la inteligencia pura, la sabiduría, que no ve problemas, sino soluciones.

 

 

560. Cada cual que haga lo que tenga que hacer. Los demás si quieren juzgar, hablar, chismear, también están en su derecho de hacerlo.

 

 

561. El sexo es el motor para que la vida pueda ser. Por eso, el sexo siempre ha estado ahí como el principal asunto entre hombre y mujer. Lo que cambia son las maneras de abordarlo, planificarlo, ejecutarlo.

También depende de la fortaleza física que se tenga: en un momento de depresión, después de una cruel y larga guerra, el sexo no tiene la misma importancia que en una época de despreocupación por las necesidades básicas. Donde todo parece más festivo, optimista, ligero, suave.

 

 

562. Todas las personas somos en realidad vulgares, repetitivas. Lo que nos hacer diferentes, extraordinarios, son los otros y su ignorancia. 

 

 

563. Susie. Ya estás buscando escusas, justificaciones, para blanquear los errores de los tuyos. Eso es interesante, porque ya vas viendo que no es oro todo lo que reluce. Sino la misma basura de siempre. Que algunos la aceptan, la defienden, como si no lo fuera.