Torni Segarra

Seleccionar página

1619. Si empiezas con el cuchicheo, chismorreo, entonces te retratas. Nosotros a ciencia cierta no sabemos nada. Y si creemos que sabemos los motivos, de por qué se ha hecho algo, que creemos que es negativo, al que lo hace le asiste la libertad. Esa misma libertad, que tú tienes de decir y hacer lo que crees que necesitas.

 

 

1620. Suerte que es de extrema derecha -disfrazado de que no lo es-. Pues con lo tonto y estúpido que es, la derecha se lo comería como una rosquilla. Así la derecha le perdona todas las mentiras, absurdas, demenciales. Pasándole la mano por el lomo, como si fuera un gatito obediente a su amo.

Es como si el que mata a alguien dice, que lo obligaron a hacerlo. 

 

 

1621. Dónde está ese partido todo lo contamina, con sus maneras de extrema derecha -aunque se disfracen con todo el ruido que hacen-. Para acabar siempre ayudando y apoyado a la derecha, nacionalista centralista española, corrupta, ladrona, inmoral. 

 

 

1622. ¿Dónde está ese orden mágico que quería imponer el magnate, multimillonario? ¡Qué atrevida es la ignorancia!

Lo ‘sorprendente’ es que aún haya millones, que lo adoran y creen en él. Una persona racista, xenófoba, ¿qué orden puede crear, generar? Será su orden: una maquinaria para conseguir proseguir con sus negocios de multimillonario.  

 

 

1623. Quiero añadirte, con respecto al vídeo en el que, desde el principio del día, cuando te levantas de la cama tan maravillosamente bien, todo te sale mal, fatal. Eso es debido, porque ya tenemos una idea de lo que tiene que ser, que es lo que nos gusta, nos da seguridad y placer. Pero eso, es una ilusión. Pues la realidad, es lo que es y no lo que me gustaría que fuera.

Por eso, como ya tenemos una idea de lo que tiene que ser la realidad, siempre estamos en conflicto con la realidad. Es decir, al dividirnos de lo que es, la realidad, perdemos el confort, todo lo vemos feo, desagradable. Porque está chocando con la idea, que queremos que se manifieste, que es lo que me da placer, seguridad.

¿Qué hay que hacer? Dejar que fluya lo que es, la realidad, sin reprimirlo, sin huir de ello ni alentarlo, ni tocarlo. Para que, de esa manera, se manifieste libremente la realidad. Y entonces esa realidad, pura que nadie ha tocado, nos cuenta su historia, su secreto.

 

 

1624. ¿No ve rezones? Si quiere la paz, que es respeto mutuo, que es morir al pasado, dejar de tener actitudes dictatoriales, como si fueran los dueños de todo el mundo, ¿Eso no son razones? Dejar de ser vengativo, insensible, indiferente al dolor que provocamos en los demás ¿eso no son razones?

Cuando más paz haya, más sensibles somos. Y entonces, a los que consideramos nuestros enemigos, no los vemos como tales. Los vemos como personas que tienen miedo. Y entre esos a quienes nos tienen miedo, estamos nosotros porque nos comportamos, vivimos de manera que generamos miedo, pavor, irritación, odio.

¿Nos gusta más vivir en conflicto, con la brutalidad y la crueldad desatadas, con violencia, en guerra?  

 

 

1625. Parece que el dinero, hace que los dolores de antaño se conviertan en rosas. Ir con cuidado que si apretáis demasiado, podría volver el que se desate la brutalidad, la crueldad, la violencia. Y entonces las rosas, se conviertan en lágrimas, amargura, en otra vez un infierno.

 

 

1626. El resultado es que los corruptos prosiguen en el mando. ¿Por qué? Porque otros corruptos como ellos, los apoyan, defienden, para que sigan en el mando, el poder.

La pregunta: ¿Pueden unos que apoyan, sostienen en el poder a corruptos, ladrones, no ser ellos corruptos también?  

 

 

1627. Son maleducados, subdesarrollados, chismosos, amantes del cuchicheo de mesa camilla. Pero no hay más. Es lo que hay. 

 

 

1628. Si había alguna duda de quiénes son esas personas pueblerinas, maleducadas, ahí están.

Manca finezza. 

 

 

1629. Mientras no se deshagan del nacionalismo centralista español, seguirán siendo fachas, carcas, retrógrados.

Por cierto, fueron ellos por pactar con los fachas y sus políticas corruptas e inmorales, lo que hizo imposible pactar para llegar al poder. Aunque son tan descarados, y corruptos, que se niegan a reconocerlo. Dando toda la culpa y responsabilidad a los otros.

 

 

1630. Hasta que no lo vea, no lo creeré. Hay muchas personas escondidas, que no quieren la revolución de lo nuevo. Estas personas escondidas, son carcas, fachas, cazurros nacionalistas centralistas. 

 

 

1631. La enfermedad de la guerra, que todos padecemos, no podemos hacer nada contra ella. Aunque, sí que podemos vivir de manera, que no la desarrollemos y sea en todo su esplendor, destructiva, macabra, cruel.  

 

 

1632. Cada vez son más estúpidos. Tan necios, que se creen que los otros son tan necios como ellos, para creerse sus mentiras, falsedades, estupideces. Son maleducados, chabacanos, tienen miedo al cosmopolitismo, ya que implica la igualdad, libertad.

Porque cada vez se parecen más a los dictadores enloquecidos, que siempre mienten, falsean la realidad. 

 

 

1633. Los otros también tienen los mismos derechos que tú, de ser lo que son.