Torni Segarra

Seleccionar página

210. Para dejarlo todo, se tiene que incluir también a la meditación.

 

 

211. Si creemos y le damos importancia al crecimiento, a la evolución, entonces seguimos donde siempre hemos estado: en el ámbito del ego, el ‘yo’.

 

 

212. Solamente hay ‘yo’, o no lo hay. Otra cosa es que ese ‘yo’ pueda o no, acabar en su actividad, cesar. Todo lo demás es una especulación.

 

 

213. El problema está en que la mayoría come en exceso, caprichosamente, y así tienen más actividad, van más aceleradamente, tienen más capacidad de acción. Y en definitiva son los triunfadores.

Por lo que, como todos quieren triunfar, los copian y se han de alimentar también en exceso. ¿No ven lo que comemos en los países triunfadores, ricos y opulentos, y lo que comen los africanos, asiáticos, sur americanos? Los ricos enferman por comer demasiado y mal; y los pobres están mal alimentados, y por ello enferman, y mueren de hambre.

 

 

214. ¿Pueden ser compatibles los Derechos Humanos y los que son inmensamente ricos, multimillonarios, todos poderosos, y que quieren seguir siéndolo? Por eso, sólo ellos entre ellos hacen y deshacen, provocan terrorismo, guerras, maldades, sufrimiento y dolor sin fin.

 

 

215. ¿No se han dado cuenta que los que usan mucho Twitter suelen ser las personas más superficiales? Empezaron los actores, las personas que gustan de los chismes, ególatras. Y luego, algunos políticos empezaron a publicar algo a modo de aviso.

Pero con el tiempo se ha convertido como si fuera un golpeador de nuestros enemigos, sembrando con palabras gruesas, ofensivas, más desorden y confusión, división entre las personas.

 

 

216. David. Los animales temen al fuego. Es indudable que, si alguien se junta con otro que es más poderoso, puede conseguir algún beneficio; pero siempre a cambio de servidumbre. Porque, la vida en realidad es un negocio para poder sobrevivir.

 

 

217. Como son tan derrochadores, caprichosos, necesitan abundancia inmensa de dinero. Y por ese dinero, tan preciso para vivir en el lujo y el despilfarro, consienten hasta que maten a los suyos, riendo cuando habrían de llorar. Pero, necesitan, lo que manda, es el vivir en el placer, los caprichos, lujos y privilegios, cueste lo que cueste, haga falta, para conseguirlo.

 

 

218. Por eso, hay que cuestionarlo todo, ser escéptico a todo lo que nos llega, dicen. Porque para vivir como viven los que siempre mandan, hay que mentir, falsear la realidad.

 

 

219. Si estamos haciendo un esfuerzo para mejorar y fortalecer la compasión y el amor incondicional, ¿eso puede ser? Pues todo deseo, nos ciega, nos genera ansiedad, nos lanza llenos de prisa. De esa manera nos hace insensibles a los demás, indiferentes a lo que les provocamos. Porque nos hemos hecho adictos a nuestra actividad planificada, hecho un método, una práctica, que nos tiene atrapados, ciegos, confusos. Y de esa manera divisiva, conflictiva, no puede llegar ni la compasión ni el amor.

Por eso, es que vivimos de ideas, de teorías, que no son hechos. Porque inventamos lo que nos gustaría que fuera, desatendiendo lo que es, la realidad, que son los hechos de nuestra manera cotidiana de vivir.

 

 

220. Robar se convierte en una necesidad psicológica. Porque eso que robamos nos trae el placer que necesitamos para poder sobrevivir.

Por ello, un rico tiene un grave problema psicológico, porque no puede vivir sin ser rico. Aunque tenga que hacer daño a todo el mundo, para conseguir el dinero para proveerse de todo lo que le da placer, que se convierte en su seguridad.