Torni Segarra

Seleccionar página

579.. ¿Qué te parece que voten a un partido lleno de corruptos ladrones de millones y que esté aun mandando? ¿No sientes vergüenza de lo que dirán de esas maneras tan subdesarrolladas?

Creo que no te conviene insultar, decir chusma a las personas, aunque te asiste la libertad de decir lo que quieras; pues, no es adecuado, para que la paz, la armonía, la ausencia de odio, estén en nuestras vidas.

 

 

 

 

580. Los forajidos son los que roban, que tú parece ser que eres indiferente a esa maldad, de apropiarse del dinero de todos los contribuyentes, que hacen posible con sus impuestos. Cosa que los más ricos no lo hacen, entre otras cosas, por las facilidades del gobierno, que a ti parece ser tanto te place.

 

 

 

 

581. ¿Tú naciste enseñado, sabiéndolo todo? Seguro que no. Así que, sé respetuoso. Y así, enseñarás al que no sabe. De lo contrario no tendrás ningún derecho a criticar a los que tanto desprecias e infravaloras.

 

 

 

 

582. ¿No dices nada de los que están mandando? Pues parece que sean los limpios -ya que calláis sus maldades-, cuando según se va viendo, cada día, son de momento lo más sucios, capacheros, ladrones.

 

 

 

 

583. ¿Solamente lo hace él? Si él es un gatito, sin ejército que le respalde. Mira esas fieras leonas, indiferentes al dolor de los oprimidos, humillados, maltratados en su honor y dignidad, que no dudan de ser injustos, descarados. Ya que se creen que tienen un privilegio heredado, como hacen las monarquías, cuando todo eso es un invento egoísta y cruel. Nada más hace falta que invoquen la leyenda, que tanto les gusta: que son, por la gracia de dios.

 

 

 

 

584. Si insultas, si desprecias, si infravaloras (¿sin darte cuenta?), estás provocando ese comportamiento que tanto detestas. ¿No te das cuenta que eso es echar gasolina al fuego?

 

 

 

 

585. Esa persona está fuera de juego, desde hace muchos años. No ensucies lo que no lo está, con mentiras y falsedades, llenas de odio y de rabia. Porque sabes que no tienes razón, vas contra la dirección natural de la vida: la libertad. Y estás en un callejón sin salida, a no ser que te vistas de dictador, cruel, tirano.

 

 

 

 

586. Pero si tú haces igual: insultas, quieres clavar el clavo por su cabeza. ¿Por qué lo haces? Porque, los otros, no hacen lo que a ti te interesa, ¿verdad?

Pero resulta que los otros dicen exactamente igual que lo que tú dices. Así que, tendrás que descubrir la manera de salir de ese callejón sin salida en el que estás metido. Porque los otros, los políticos y los que los votan, no te lo van a decir, porque ellos también están en ese callejón sin salida y no saben, no pueden, o no quieren, salir.

 

 

 

587. La palabra ignorante quiere decir, que alguien que quiere, o debería de querer, ya que hemos de ser serios, la paz, la no violencia, la guerra, se dedica sin saberlo o sabiéndolo, a sembrar todo lo contrario. Y luego, cuando el incendio ya está ardiendo, destruyéndolo todo, vienen los lloros, las palabras feas, y los hechos más feos aún.

 

 

 

 

588. Habla de lo que sepas, de lo que no sabes no digas nada -si es que quieres, claro-. Para que haya paz, además de justicia, libertad, etc., se ha de hablar de lo uno sabe ciertamente -si es que eso se puede saber-.

 

 

 

 

589. ¿Quién niega eso de que es violencia verbal, e incitación a la violencia física? Pero hay que descartar a todos los que sí que ‘amenazan con cruentas y contundentes reacciones’; que son muchos, conocidos, mimados, votados, consentidos, ayudados por personas influyentes, poderosas, que mandan y actúan abiertamente y ocultamente.

 

 

 

 

590. El desorden, la anarquía, el caos, ¿quiénes lo quieren? Decir que no, eso no basta. Lo que cuenta, lo verdadero, es cómo vive, qué hace uno, para que ese desorden y anarquía no prosiga. Cada cual lo ha de descubrir; ya que todo está enmarañado, falseado.

 

 

 

 

591. ¿Entonces todos somos demonios, incluidos tú? Porque los otros que no ven las cosas como nosotros, nos dicen que también somos demonios, Ese es el problema que hay que resolver. Ya se dice de los enamorados: contigo pan y cebolla, con eso me conformo. Pero el enamoramiento es falso, porque sólo sirve para unos momentos, después a la lucha, a la contienda, a la guerra que nunca tiene fin.

 

 

 

 

592. Tu odio y fanatismo que tienes defendiendo el nacionalismo centralista español -que te hace atacar y hacer la guerra, con los que ves como tus contrarios, enemigos-, te llevará a la perdición. Tu comportamiento es como el de un adicto, que necesita su dosis para poder funcionar: seguir atacando, haciendo la guerra.

 

Luego, todos son escusas patéticas, agarrándote a tú familia, para así rebajar el sentimiento de culpabilidad que tienes; para apaciguar la ira, la agresividad, que has provocado con tus declaraciones, lo que publicas en tu diario.
Lo siento por ti.