Torni Segarra

Seleccionar página

244. No nos olvidemos que esos dirigentes políticos, los elegimos nosotros. De manera que, nosotros también somos responsables de esa miseria terrible, que provocamos en los desafortunados migrantes bajo el frio y la nieve invernal.

 

 

245. Cada nueva generación nos parece más blandos, débiles, pero ellos no son los culpables. Ya que no es lo mismo nacer en un medio rural, en el campo, que una ciudad. No es lo mismo vivir con todas las comodidades de agua caliente, calefacción, alimentos abundantes y variados baratos, casas confortables, abundante vestimenta, etc., que hace cien años eso era imposible para la mayoría de las personas

Pero cada nueva generación, parezca débil o no, es ella la que ha de heredar este mundo lo queramos o no.

 

 

246. No vais a poder con ellos -Inda, cía., sus seguidores embobados-. Es como querer hacer que el agua que baja por un río vuela hacia arriba. Y eso es el producto del odio, de la rabia a algunas personas representativas, con magnetismo, y sus ideas.

Es, al contrario, cuanto más habláis de ellas para destruirlas, más renombre y presencia les dais.

 

 

247. A los dos les vuelve locos y les hace perder la cabeza, su dignidad, el ganar abundante dinero, sea como sea. Y por eso, coinciden en ese punto de chulería y brutalidad.

 

 

248. Sólo me he referido que, decir que ‘todos’ cumplen sus deberes como buenos ciudadanos, es una exageración.

Y por eso, Susie, te he dicho que lo que has escrito es más propio de un político vulgar, haciendo propaganda para personas vulgares, superficiales.

 

 

249. Ese decir que todo es interesante, ¿no es una opinión, una respuesta del condicionamiento, del pensamiento? Pues cuando el observador y lo observado son lo mismo, no hay nada interesante, o que sí que sea interesante. Porque estamos en la nada, donde sólo existe la percepción de lo que se ve, sin juicio que diga que algo es interesante o no.

Por eso, las palabras no pueden, llegar a describir lo real y verdadero, porque cuando lo intentan todo puede haber cambiado, ya que las palabras son más lentas que lo que exige la realidad.

 

 

250. Por eso, las palabras no son adecuadas para describir lo verdadero. Sólo hemos de saber que, si hay división, eso que todos buscamos, el confort, la amistad, el afecto, la unión, no podrá ser.

 

 

251. Nora. ¿No has descubierto que la práctica continua de la meditación, te da lo que tú quieres y deseas, es decir que vas de lo conocido a lo conocido, que siempre es lo viejo y repetitivo? Cuando de lo que estamos hablando es de ir de lo desconocido a lo desconocido. Ya que es de la única manera, que el ‘yo’ no pueda operar.

 

 

252. Con esa matización, ahora sí que creo que ya no parece propaganda. Gracias, Susie.

Aunque creo que hay algo de irritación en lo que escribes. En comparación con lo que investigamos hace unos meses.