Torni Segarra

Seleccionar página

605. Los problemas, no se van a resolver a través del autoconocimiento y el pensamiento correcto. Los problemas se resuelven cuando el ‘yo’ desaparece.

¿Puede el ‘yo’ desaparecer definitivamente, y que no vuelva a operar nunca jamás?

 

 

 

 

606. El talento se entiende como el desarrollo de una técnica material, espiritual. Por tanto, el talento es algo de lo que participamos todos para poder orientarnos, saber leer, escribir, cocinar, pintar, cantar, hacer música, ser deportista, bailarín.

Si pudiéramos llevar, a esos indios que viven aislados en la selva amazónica a una ciudad, nos verían a todos como personas talentosas, especiales, al vernos conducir coches, hablar por el celular, la manera como vestimos, comemos, dormimos. Y nosotros también los vemos como algo extraordinario, por vivir sin médicos ni hospitales, sin frigoríficos, etc., por vivir desnudos.

 

Por tanto, cada uno es en relación con los otros. Una vez, hable con un pastor que estaba con su rebaño. Y me dijo que estaba muy preocupado, porque tenía que ir a un juzgado distante quinientos kilómetros, y no sabía leer ni escribir. Y le dije que eso no era ningún problema, Pero, él me miró extrañado y decepcionado, y entendí realmente lo que quería decir. Me lo imaginé por los pasillos llenos de letreros, tablones de anuncios, que le darían un papel.

 

De manera, David, que a los que sabíamos leer, nos veía como algo extraordinario, un prodigio, unos artistas consumados. Pero, eso mismo pensaba de él y su trabajo de pastor, con su especialidad de dirigir y cuidar sus ovejas.

 

 

 

 

607. No sé si haces trampa, por qué quieres hacerlo, o no te das cuenta. Lo que tú dices, es similar a lo siguiente: los monárquicos, y los indiferentes, quienes la apoyan siempre dicen que la monarquía tiene una gran aceptación, más que los que la rechazan y la quieren descartar.

 

Pero, esto es una mentira, una falsedad. Pues, si hubiera libertad de prensa, en la televisión, radio, etc., donde se pudiera hablar y tratar por todos sin ninguna represión, con toda libertad, en un par de meses, cuando supieran lo corrupto que es tener unos monarcas, que por la fuerza de los hechos deben generar corrupción; pues al no votarlos, generan una red como si fuera una mafia entre ricos y poderosos, donde tú me das, yo te doy.

 

Y eso mismo pasa cuando hablas de los que quieren la libertad, que también tienen toda la opresión de todo un gran Estado, que los censura y reprime, los humilla, los trata cruelmente. Y por eso, ese Estado tirano, represor, como domina los medios de comunicación, sólo dice que mentiras y falsedades. Dice que los que quieren la libertad, son sólo una minoría, no tienen la mayoría. Dice que con la libertad provocarán más problemas; y que es mejor vivir todos unidos, como si fuéramos una familia, en la que no se puede discrepar, ni ser libre para independizarse.

 

Pero si ese Estado opresor, diera libertad total, absoluta para informar, también en unos meses los que quieren la libertad, serían mayoría. Simplemente, porque la libertad es la verdad, es amor.

 

Cosa extraña en ti, parece que te opones a ella, como si tuvieran miedo de perder algo con esa libertad, la verdad, con el amor. ¿Es que siempre has sido carca, o te has vuelto con el tiempo?

 

 

 

 

608. La inteligencia, es callar, el silencio, o no. Porque la inteligencia, que es amor, lo abarca todo: tanto el silencio, como el hablar.

 

 

 

 

609. En la vida, no se puede vivir a la carta; hacérnosla como si fuera un traje de diseño. La vida es como es: nos trae lo que nos gusta y lo que no nos gusta. Por eso, hagamos lo que hagamos, digamos lo que digamos, pensemos lo que pensemos, lo que no nos gusta siempre estará ahí.

 

 

 

 

610. La sencillez es la elegancia. Porque nos hace estar confortables, ágiles, con alegría.

 

 

 

 

611. Las complicaciones, los artificios, lo que no es verdadero, nos quita la autenticidad, la elegancia y nos hace esnobs.

 

 

 

 

612. La falsedad, la mentira, el engaño, es lo que más destruye a la elegancia, la sensibilidad, la verdad. Porque todo lo que hacemos para agradar, no es lo real, ni auténtico; ni lo que es, que no se puede cambiar.