Torni Segarra

Seleccionar página

1643. Después pueden hablar de los horrores de la guerra, hablar de la paz. Pero son tan necios, que ellos mismo la generan, la provocan, con sus maneras: fabricar armas y venderlas a los contendientes, enfrentados, que van a hacer o hacen la guerra. 

 

 

1644. El cine se basa en la mentira. Pues lo que sucede, la realidad, que cambia de instante a instante, no se puede llevar al pasado como lo hace. Lo que hicimos ayer, eso no se puede transportar de ninguna de las maneras al presente. a hoy, al ahora.

 

 

1645. ¿Se puede enseñar a las personas cómo trabajar con los matices de la espiritualidad, para ser capaces de crear las circunstancias que realmente deseamos? ¿No nos hemos dado cuenta que lo que deseamos, por sagrado que digamos que es, es un impedimento para que llegue lo sagrado, lo nuevo?

Lo nuevo, es lo que nadie ni nada ha tocado, manoseado por el pensamiento. Pues el pensamiento es divisivo, donde hace que llegue el conflicto, el desorden, la confusión, el caos. Con el ‘yo’ y ‘tú’, el ‘nosotros’ y el ‘ellos’, todos enfrentados.

Por lo que, el problema es la división interna. Y cómo vamos más allá de ella. 

 

 

1646. Entra y sale, rueda y rueda, pero siempre va a parar al mismo hoyo, que parece que no puede o no quiere salir. Por eso, tiene el semblante de pelota, del chico diligente de los recados de los señoritos, ricachones, del rey y su corte -no faltaría más-, que quiere estar con ellos, a su favor. Pues con eso, ya tiene bastante.

¿Qué le importa a él la inmoralidad de los ricos, del rey y compañía, de los pobres, de los desahuciados, de los que no tienen nada, de los que mueren cada día de hambre, que son aplastados por las bombas que les echan encima de sus casas y las revientan?

Por eso, nada nuevo bajo el sol. No hay más, es lo que hay. Este sólo da más de lo mismo: no tocar el establishment que eso es como un dogma, un sacramento. Pues sino todo el negocio irá a pique.

Pero si lo viejo, el viejo patrón egoísta, brutal, cruel, que está siempre contra la libertad, que es lo nuevo, no sirve para nada más que para perpetuar la inmoralidad, la corrupción, los ladrones, los carcas tiranos. Pero el que no lo ve, no lo ve, y se queda ahí tan a gusto. Así que dejémoslo que disfrute a su manera.  

 

 

1647. Lo único urgente que hay es el respeto. Y los que más tienen que respetar son los ricos, los corruptos, los aristócratas, los monarcas. Si esa falta de respeto se solucionara, entonces no habría problemas de corrupción, de ladrones. Ya sean de los de la calle, de los despachos, de los de empresas, de los de palacios.

 

 

1648. Si dieran libertad para informar en las televisiones, los diarios, la radio, revistas, etc., de lo que realmente son las monarquías. En medio año sólo serían favorables a ellas los muy ricos, los fachas, los carcas, los medio dementes subdesarrollados.

 

 

 1649. Cuando alguien después de vivir en la casa familiar, decide marcharse para vivir por su cuenta. ¿Qué autoridad tienen los otros, con los que ha convivido, para prohibírselo, para exigir hacer una votación para ver si la mayoría lo consiente o no?

Los problemas, han de verse en el aspecto micro y macro, a nivel individual y el general, para comprenderlos y descartar lo falso.

 

 

1650. Las decisiones para que sean verdaderas, han de estar impelidas por la necesidad. Si la necesidad apremia, exige, todo se convierte en un volcán que está empezando la erupción. Por eso, la necesidad es la que se convierte en ley -que puede ir más allá de la escrita-.     

 

 

1651. Cuando más miedo nos da la vida es cuando empezamos a buscar compañía. Y de ahí cuando la encontramos -si es posible-, decimos que estamos enamorados. Cuando en realidad es una inflamación de la necesidad de compañía, para no estar solo.

 

 

1652. Np es ficción: tenemos la capacidad de unión con todo lo que existe. Por tanto, de vivir enamorados de todo eso que existe.

Todo quiere decir todo; lo que es visto como feo o bonito, lo lógico o lo ilógico. De tal manera, que no generamos necesidades psicológicas. Pues, cada cosa de la vida, nos llena, nos colma, y nos da sentido a nuestra vida.

 

 

1653. Mientras no se pongan de acuerdo en si ha de haber república o monarquía, no podrá haber acuerdo para desbancar al que está mandando. Porque de ello depende que haya más libertad o no para resolver todos los problemas.

Pues todos los problemas, tienen su raíz en que no se pueden tratar con libertad, porque esos que la prohíben tienen miedo de perder los privilegios. Por eso, defienden con uñas y dientes su régimen, su dictadura.

 

 

1654. Lo que está claro es que ahora mandan los corruptos y los que los votan, apoyan y defienden. Si desaparecen, y lo que llegue, eso es secundario porque ni tú ni nadie puede adivinar el futuro. Por lo que todo lo que dices, digas, es fruto de tu ignorancia, condicionamiento, perjuicios, odio y envidia, miedo. 

 

 

1655. El problema es uno. Así que, primero hay que comprender eso. Si no, todo es absurdo: decir que hagan los otros, lo que uno no hace.