Torni Segarra

Seleccionar página

2723. Los principios no se negocian. Pero si el opresor, el tirano, que no quiere la libertad, dice que hay que negociar. ¿Qué otro camino hay? El problema está cuando los tiranos no quieren ni negociar. 

 

2724. ¿Conseguir y vencer no es lo mismo, tienen el mismo efecto: imponer la necesidad?

¿Cuándo uno vence, no impone su deseo de vencer? ¿Vencer no es imponer el deseo de una necesidad, o vanidad?

Nos gusta inventar la realidad que nos interesa, lo que me gustaría que fuera. Pero la realidad, la verdad, siempre está ahí para los que la pueden ver. 

 

2725. ¿Uno puede ser feliz porque quiere serlo? Si eso fuera cierto. Todos lo serían, ¿no?

La felicidad, es la consecuencia de la atención total, es la ausencia de una mente corrupta.

 

2726. Una mente y un corazón hermoso, que es el orden en acción, hacen que el cuerpo también sea hermoso.

Porque la hermosura, la belleza, no depende de la mente. Depende de la percepción, la emoción, de una mente que está en orden, sin división ni conflicto con lo que está observando.

 

2727. Se podría también decir: elige -si es que puedes- la acción menos traumática. Porque si eliges la que te asusta, puede hacer daño a la mente. 

 

2728. Todo deseo, por favorable y digno que parezca, genera desorden. Porque nosotros en realidad no podemos saber qué es lo adecuado.

Pues lo nuevo no ha sido tocada por nadie. De manera que, para que lo nuevo pueda florecer, hemos de estar con la mente en el vacío, la nada.

 

2729. A dios se le puede buscar, pero no encontrar. Por lo que, los que se aferran, se entregan, a dios, es porque tienen miedo a todo lo que es la vida. 

 

2730. Lo que diga un periodista, director de un diario de gran tirada, eso no tiene ningún valor. Has de ser tú el que descubra dónde está lo negativo, la mentira, para que así llegue la verdad.

¿Cómo sabremos, cómo ha sido la relación entre dos países, regiones, etc.? Nada más hay que saber cuál de los dos es el más grande, extenso. Pues el más grande, es el más poblado, el que está mejor pertrechado militarmente, etc. Por lo que, las probabilidades de que venza el pequeño, son inconcebibles.

Y como todos, de una manera o de otra, somos ladrones, el país más grande roba más, es el más ladrón. Esa es la realidad de la relación entre países.

¿Puede perder EEUU en la relación con los países que se relaciona? No. Porque si perdiera, no sería el más poderoso, el que tiene la economía más desarrollada y competitiva. Y, por tanto, es el que más vende a todos los países, sus productos que fabrica. 

 

2731. Ahora falta saber si podemos vivir sin aumentar el ritmo.  Pues la vida es como un gran río, con su corriente que no cesa, sin parar.

¿Puede alguien siempre nadar contra esa corriente? Pues si uno lucha contra algo, eso quiere decir que está en conflicto, dividido.

¿Y, dónde hay división, conflicto, puede florecer el amor? 

 

2732. Cada persona atrae hacia sí, a otras personas que tienen muchas características, costumbres y maneras, entre sí. Un fraile, no atraerá a una persona que va a las discotecas, a los bares musicales, vive por la noche como si fuera por el día.

 

2733. Todo lo que ha acontecido puede volver a suceder. Lo que falta, para que unos hechos sean otra vez, es que, lo que los desencadene sea igual y parecido. Si volviera a suceder un hecho tan grande, extraordinario, como fue que la revolución bolchevique, rusa comunista, venciera, llevándose por delante a la mayor y más poderosa monarquía del mundo. Seguro que lo que desencadenaría sería igualmente extraordinario e igual de violento como la causa que lo ha provocado.

En cuanto a los nacionalismos, existen porque hay otros nacionalismos -cada país como está conformado, con sus fronteras, etc., es un nacionalismo-. Todos recelosos y con miedo a los otros nacionalismos, ya sean los vecinos cercanos o lejanos. Por tanto, todos los nacionalismos son igual, exactamente iguales. 

 

2734. La fuente, la inspiración, es un regalo de la vida. Es una dación caprichosa que llega, sin desearla ni forzarla. Así que, cada uno tiene su destino, su buena o mala suerte. Y en realidad, eso no depende sólo de nosotros. 

 

2735. La mente, es tan sensible como el estómago. Si le damos muchas cosas ácidas, agrias, insanas, que escuecen, sorpresas dramáticas, horribles, feas, se altera, y puede enfermar. 

 

2735. Estáis obsesionados, enfermos con esa historia que os está enloqueciendo. Y eso es lo que trae el ser nacionalistas. Que tiene miedo a otro nacionalismo. Por tanto, todo el problema está en uno: en ir más allá de ese nacionalismo.  

 

2736.  Veis, como de una manera o de otra siempre estáis haciendo la guerra. Denunciando, peleando, generando jarana, de cualquier cosa que no os gusta. Y que vais a contestar, reprimir, lo que hará que los otros también vuelvan a contestaros, reprimiros.

 

Es decir, la guerra.  Porque los otros hacen lo mismo que vosotros. Porque sois iguales: nacionalistas.  Sólo falta que os radicalicéis, que os odies cada día más. De manera que, no veréis más solución que las matanzas de la guerra.