Torni Segarra

Seleccionar página

275. Para Stanley G. Payne. Historiador hispanista. 

Puede que tengas distorsionada la visión de lo que es la derecha. Porque, tal vez, vives y sientes como una persona de derechas, muy mayor, que ha sido testigo de mucha brutalidad, atrocidades. Aunque, no me estoy olvidando de la izquierda, que también tiene sus barbaridades.

 

 

276. Parece que vivimos en una contradicción: hacemos alabanzas, nos llenamos de alegría cuando escuchamos la palabra libertad, pero cuando la hemos de vivir ya no nos gusta. Porque la libertad, es ponernos desnudos ante el espejo de la realidad de la vida, donde nada se puede ocultar. Y como no podemos, ya que no queremos vernos tal cual somos -egoístas, autoritarios, con miedo a lo nuevo-, cuando alguien actúa con libertad, nos oponemos, nos asusta y nos entra pánico, y lo queremos destruir.

Pero la libertad tiene sus maneras, como la corriente de un río que baja al valle, que no puede cambiar de dirección.

 

 

277. Nunca había habido un presidente que provocara con sus palabras y hechos como éste. Por eso, creo que el señor Trump empieza hoy sus clases para enseñarse a comportarse de una manera menos vocinglera, menos brutal. Ahora hace falta saber si aprobará las enseñanzas o no.

 

 

278. ¿Por qué decimos que esa relación, tenía relación con la prostitución? No sabemos lo que había entre los dos en el momento en que se desarrollaba esa relación. Porque, en la vida se pueden ver muchas cosas más de las que nos podemos creer: que un rey y una plebeya se hayan enamorado.

 

 

279. A lo mejor es que no nos damos cuenta de lo que es un rey. Solamente hemos de ver la historia pasada de cómo vivían los reyes, la relación que tenían con las personas, con el dinero.

Ahora, no son tan escandalosas sus maneras, actitudes, pero en términos humanísticos, tienen bastantes coincidencias: heredar todo el poder de un país un solo hombre. Lo que no tiene nada de humanístico, porque se opone a que todas las personas somos iguales en derechos y deberes.

 

 

280. El feminismo es la exaltación de las mujeres; que puede denigrar a los hombres. El machismo es lo que denigra a las mujeres.

 

 

281. Eso es la miseria humana: veo por atroz, que sea, lo que me conviene; pero lo que no me interesa, lo descarto como si no existiese. Lo que, aplicado a las personas, genera el racismo, la indiferencia, la brutalidad, la miseria humana.

 

 

282. ¿El ser humano puede ser lo que quiera? No morir, no perecer, no puede. Porque eso está más allá de nuestro deseo.

Aunque hay algo que tampoco podemos: decimos que hay que acabar con el ‘yo’, pero sólo lo acabamos en un instante, en un momento o pequeño periodo de tiempo, luego vuelve aparecer y desaparecer, recurrentemente.

 

 

283. O sea, que, si veo el árbol con toda la atención, sin que nada se interponga, no existe ni el árbol ni el que lo observa, sólo existe la percepción libre, donde todo fluye sin ningún control.

Pero, llega un momento en que esa unión no puede ser; y es cuando volvemos a ser lo que somos: vulnerables, poca cosa, quiero, pero no puedo. Es decir, ¿puede el ‘yo’ desaparecer para siempre, que no vuelva jamás?

 

 

284. Es como decir, que el ‘yo’ desaparece yendo de la negación a la negación. o de negación en negación. Porque, lo verdadero, en el sentido de que no hay división, sucede cuando niego lo que hace que se active el ‘yo’.

O sea, Arsenio, cuando descartamos la división, porque he visto todo el veneno que es, todo el peligro que tiene para mi vida y para la de todos los demás, es cuando desaparece la división. Y aparece lo desconocido: y desde ahí seguimos sin fin, si podemos.