Torni Segarra

Seleccionar página

1157. Ves con cuidado, que las palabras no son los hechos. Lo más importante para que haya orden, es que haya libertad. Si yo te impongo mis ideas y teorías, aunque diga que son lo mejor que hay, que soy el enviado de dios, etc., eso es crueldad, violencia. 

Si tú crees en lo que dicen los otros, te conviertes en un robot. Por tanto, como eso es lo que somos todos: robots, personas condicionadas. ¿Para qué quieres destruir a los otros porque informan lo que tú no quieres? Si estuviéramos limpios no nos importaría nada lo que digan de nosotros, ¿no?

Puedes ampararte con las palabras democracia, ley, religión, política, orden, etc., pero si no hay libertad, todo eso de nada sirve. Porque el resultado va a ser la respuesta a esa imposición. Por lo que, llega el conflicto, el enfrentamiento, la violencia, la guerra. Que es como vivimos. Eso es tan evidente.

Si queremos la paz y la no violencia, el orden, ha de haber libertad.  Y la pregunta ahora es: ¿Cómo llega la paz y desaparece la violencia, la guerra? Eso lo tiene que descubrir cada cual. De lo contrario si nos dicen cómo seremos pacíficos, libres, no lo seremos en absoluto. Seguiremos siendo robots. personas condicionadas. 

 

 

1158. Vamos a ver si lo ves, Romeo. La libertad, cualquier cosa de la vida, incluyendo lo material, lo físico, se puede ver para comprenderlo, tanto en el ámbito micro como el macro.

Entonces, para comprender lo que es la libertad, si empiezas por ti -que sería lo micro- y lo resuelves, esa solución, es la que vale también para la libertad de la que hablan los políticos, los gobiernos, etc.

Por ejemplo, si uno es desordenado, mal educado, sucio, soez, que sería el ámbito micro. Cuando llega al ámbito macro, que sería ser alcalde, director de un instituto, presidente de una empresa, etc., eso que era en lo micro, es preciso que lo sea también en lo macro.

De manera que, la cuestión del orden depende exclusivamente de nosotros: si yo quiero orden, he de ser primero ordenado en mi vida cotidiana, en todo lo que haga, en cada uno de mis actos.

Y es entonces, cuando uno es libre de todo lo que nos dicen, de todo lo que nos llega, de todo el condicionamiento que nos hace ser creyente o no, ser facha de derechas, o facha de izquierda, ser católico o judío, musulmán, ser nacionalista ya sea grande o pequeño.

Y. todo eso, sólo lo puede comprender, cada cual, descubriendo cómo opera el pensamiento, que es el ego, el ‘yo’, operando. Pues el pensamiento, es como un robot, que está programado para vencer siempre, para ser agresivo, violento, cruel.

 

 

1159. Cuando usamos a las mujeres como una mercancía, es cuando las convertimos en esclavas de alguien que quiere ser el dueño de ellas.

Y eso, como no puede ser, llega la división, el conflicto, el desorden, la crueldad, la violencia, los asesinatos.

 

 

1160. Lo siento, las personas que conozco, creo que no les puede interesar lo que tú quieres enviarles. Si quieres puedes enviarme algún texto tuyo y así lo podremos investigar, platicar, si tú quieres.

 

 

1159. ¿Por qué haces eso, escribes eso? ¿Qué pretendes, ser amable, dar cariño? ¿O, es un pasatiempo, una distracción más?

 

 

1160. Puede que todo eso que se ha descrito sobre ella. es porque ha vivido un tiempo en un ambiente comunista, en austeridad, en el sacrificio. Y ahora, toda esa riqueza, la aborrece, o es indiferente a ella.

La aborrece porque sabe de dónde viene esa riqueza. Y es indiferente porque sabe que vive en una jaula, donde nada se puede hacer para cambiar las cosas, el establishment.

Por otra parte, ella, ya está acostumbrada a su marido, que es una persona vieja en costumbres, un carca machista. Por lo que, ha de ser muy valiente, tenerlo claro, para salir de esa jaula de oro en que vive encerrada.

 

 

1161. La violencia tiene un fin: una ganancia para poder sobrevivir. Luego está la violencia para ser más poderosos -brutales, crueles- que los demás. Porque eso que hemos conseguido con violencia, no queremos compartirlo, ni cederlo por caridad, ni por compasión, ni por amor.

El más poderoso, vive en la contradicción de rechazar a los que domina y explota. Y la necesidad de seguir explotándolos, tratarlos con indiferencia, para poder seguir viviendo en la riqueza.

Y esa contradicción, es lo que lo hace estúpido, cruel e inhumano. Estúpido, porque de esa manera no puede vivir en paz, en armonía con las personas. Necesita la fuerza de la violencia, con todas sus maldades que provoca.

 

 

1162. La verdad negativa es para vencer a otro. Por eso, no hay empatía, ni compasión, ni amor.

 

 

1163. ¿Se puede informar objetivamente, sin favorecer al que seguimos, sin querer destruir al que odiamos? Si fuera así, seguramente no viviríamos en estado de guerra permanente.

 

 

1164. ¿Si uno renuncia a hacerle daño a alguien, eso es posible o no? Si no es posible, entonces estamos acabados. Por eso, lo que cuenta son los hechos, no las palabras.

 

 

1165. La verdad, donde sea que se diga, cómo se diga, cuándo se diga, siempre es la misma.  Aunque, los que no quieren la verdad, porque dicen que no les interesa, se empeñen en desacreditarla, en negarla, banalizarla.

Y la verdad, nos hace libres.