Torni Segarra

Seleccionar página

2747. Denunciáis el diálogo tramposo de los políticos que no piensan ni ven las cosas como tú. Pero, tu diálogo tramposo es igual de presente en vuestros actos: pactar, respaldar, a un partido que es el más corrupto, ladrón, ¿esto es de izquierdas? Esto, es vuestra locura que tenéis con el nacionalismo centralista fascista español. Por eso, eres igual que los que denuncias.

Tú puedes decir que tus enemigos, hacen lo mismo. Sí, eso está claro. Pero, yo te lo digo para que no te olvides. Decirte que estás engañando a tus seguidores que os votan. 

 

2748. ¿Dónde está la democracia? Nos creemos que somos demócratas. Pero, esto es decir demasiado. Y por eso, acusamos a los demás de que no son demócratas. Por ello, los hombres somos: Quiero, pero no puedo.

 

2749. ‘¿Cómo se puede despertar la inteligencia e impedir que la próxima generación siga los mismos pasos que todas las anteriores?’.

Si la inteligencia es aquello que ve que la mente humana, no puede cambiar lo que ella es: parte de animal y parte de ser humano. Entonces, al no haber división, todo sigue como es: parte de animal y parte de ser humano.  La pregunta, ¿podemos matar la parte animal para siempre?

No. Porque sería tanto como matar la conciencia. Que engloba el condicionamiento. Tanto el condicionamiento animal, como el del ser humano. Porque si no tuviéramos activada la parte animal, no podríamos comer, ni tener absolutamente nada. Y perderíamos. Como un animal que pierde ante otro animal, ya sea más poderoso o no.

Es decir, ¿podemos vivir sin hacer algún daño a los demás? Si no podemos, porque tenemos que matar para comer, entonces la perfección nunca la lograremos. Aunque, podemos matar, siendo indiferentes, insensibles. Y entonces, llegamos a cómo vivimos ahora: Quiero y no puedo. Quiero abstenerme de hacer daño. Pero no puedo, porque quiero sobrevivir, no quiero morir.

 

2750. Pero la soledad, ha de ser tanto interna como externa.  

 

2751. ¿Se dan cuenta de la prepotencia, de la ignorancia y estupidez, cuando pretenden repartirse como un territorio conquistado por la fuerza de las armas -las armas son los cuarteles repletos de militares y policías, listos para matar si es preciso-, y quieren imponer como si fueran niños unas elecciones, sin contar con la aprobación de los dueños del lugar, del país?

Son tan estúpidos porque seguramente las elecciones, que ellos imponen, las van a perder. Y las van a ganar esos que han sido invadidos, humillados, soslayados como si fueran un don nadie.

Pero al perder las elecciones, tendrían el mismo problema que tienen ahora. Dominar el territorio, el país que han invadido. Sin darse cuenta, o a sabiendas, que, sin violencia, crueldad, matanzas, guerra no puede haber invasión ni dominación del territorio.  

 

2752. La necesidad, es tan potente que, si el universo quiere, y se puede, nos abre las puertas para que eso que necesitamos llegue a nosotros. 

 

2753. Ya no se acuerda de los miles de corruptos, ladrones. Y otros miles y miles más, que no se ven y que están fuera de la acción de la ‘justicia’. Que hacen, provocan, que sigan los desahucios, los recortes en los servicios sociales, en las escuelas, en las pensiones más bajas, en los salarios y condiciones laborales, que parecen como los de un país subdesarrollado.

A las altas autoridades, al alto funcionariado, etc., a ellos no les afectan esos recortes. Pues viven en la abundancia y el derroche caprichoso, el despilfarro. A los que les afecta es, a los menos favorecidos, a los más desafortunados, a los trabajadores, a los pensionistas. Pero eso, a ellos qué les importa. Lo que les importa está chupar del poder.

Aunque sean tachados de traidores, corruptos, ladrones. Y es que no tienen vergüenza, son indiferentes a las necesidades, al sufrimiento que regeneran. Esa es desgracia y miseria. 

 

2754. Porque la carne es débil: sufre, tiene necesidades. Por eso, los llamados maestros, gurús, líderes, únicos salvadores, nos hacen neuróticos. Porque quieren que hagamos lo que no podemos hacer: ser buenas personas, capaces de no hacer nunca daño a los demás. Gracias, Susie por tu participación. 

 

2755. Hombre si acusas, has de ver que tú estés limpio. Pues cuando te casaste recientemente, lo hiciste con ropa de ricos, aristocrática, aunque el frac era de pobre. Tu esposa se gastó un dineral, comprando un vestido de boda, para una única ocasión, para tan sólo unas horas.

Seguramente, haríais una comilona para personas que están sobre alimentadas. Una fiesta, etc., con su derroche -dinero-.

¿No hubiera sido mejor dar ese dinero a los pobres, a los más desafortunados, a los que no tienen nada?

¿Verdad que te parece duro lo que te digo? Pero tratándose de la pobreza, el hambre, el inhumanismo e indiferencia, hay que ser radical, implacable -si quieres-.     

Porque las palabras comunismo, socialismo, fascismo, cristianismo, democracia, budismo, etc., no sirven para nada.  Ni tampoco los nacionalismos, ya sean grandes o pequeños, ya que son exactamente iguales. Aunque los grandes suelen ser tiranos, crueles, dictatoriales. Es decir, ladrones que roban el dinero que debería de ir para solucionar los problemas más graves. Pero no lo hacen. Ya que, han institucionalizado, la maldad, la corrupción, la ladronería. Como algo que todos hacen. Ahí están los grandes países, llenos de ladrones, que son fanáticos, fundamentalistas, de su gran nacionalismo. Recuerda, que la libertad es amor. Ya sea la libertad de una persona, como de millones. Es decir, tú tienes todo el derecho de rebatirme, de cuestionar todo lo que he dicho.