Torni Segarra

Seleccionar página

665. Sí, es cierto: ‘Las fuerzas de seguridad son las que nos protegen a los ciudadanos’. Pero ha de ser a todos los ciudadanos, sin excepción. De lo contrario, viene el desorden, la anarquía, los agravios, más violencia.

 

 

666. Ves, Dioni, no aciertas. ¿Tú como sabes qué defiende o denigra uno, dentro de él? No lo puedes saber, ni tú ni nadie.

Nosotros sólo podemos generar orden, cuando encaramos los retos tentativamente, con vacilación, diciendo puede que sea esto o aquello; diciendo, tal vez puede suceder algo bueno o feo.

¿Cuántas personas inocentes están encerradas, o han sido ajusticiados? Pues los hombres no lo pueden saber todo. Pues, el hombre es: quiero, pero no puedo.

 

 

 

667. Si uno tiene, domina la buena educación, viste convencionalmente, se afeita el pelo de la cara, lleva el pelo largo o corto, eso no importa; ya que eso es una opción de cada cual.

Lo que importa, es que no seamos corruptos, inmorales, indecentes, indiferentes al sufrimiento, indignos. Pues en ese ámbito, están los que roban, los indiferentes que explotan a las personas, los que falsean, mienten, para cambiar la realidad, lo que es.

 

 

 

668. Ángel. ¿Note gusta la libertad? Seguro que sí. Pues vive y deja vivir. Si quieres encarnizarte, ahí tienes a esos, que parece ser que defiendes, que son los segundos más corruptos -ladrones- de lo que conocemos como Europa.

 

 

 

669. Pero, si el comunismo es como el cristianismo: los dos quieren la igualdad, repartir las riquezas con los pobres, los menos afortunados, que los ricos ayuden y compartan sus bienes, fortuna.

Tanto el cristianismo, como el comunismo, ven a los ricos los causantes de todas las desgracias sociales, ya que son usureros, materialistas, egoístas crueles, indiferentes e insensibles al dolor y el sufrimiento de los menos afortunados.

Si en verdad supiéramos cómo se originan, se sostienen las riquezas, y cómo la derrochan en caprichos, vicios, lujos y placeres, nadie les votaría a esos partidos que los defienden, porque los ricos les votan. De manera que, hacen una unión, una simbiosis, que no es más que un negocio, una mafia, en la que tú me das, yo te doy.

 

 

 

670. Cuándo dices que hay que conocer la verdad, ¿a cuál de ellas te refieres, a la cristiana, a la natural, a la de la naturaleza, la de la psicología, la que está libre de usura, de maldad, de corrupción, de robar, de derrochar con vicios, lujos, caprichos, que sangran a los menos afortunados, a los pobres, a los sin techo?

No te quedes con los tópicos, las palabras, que cada bando repite para destruir al otro bando con el que está enfrentado para destruirlo. Pues eso, es la guerra.

La guerra, siempre estará ahí. Pero uno, si no quiere, puede dejar de ser un guerrero. Guerrero, que ya tiene claro que ha de matar a los otros, y lo hace sin ningún rubor, ni problema.

Ahora te toca a ti decidir lo que quieres ser: o una persona vulgar, una guerrera asesina, que tolera la corrupción de los políticos que vota. ¿Puede un hombre honesto ser corrupto, robar convencionalmente o con astucia y malas artes? Pues aquí, se adapta eso que se dice: Dime con quién vas y te diré quién eres.

 

 

 

671. Para que el presidente consiga lo que está tratando de ofrecer, primero tiene que dejar de ser un magnate, un multimillonario, tienen que dejar igualmente de ser ricos todo el grupo gubernamental. Tiene que dejar de ser racista, xenófobo. Porque, ser racista y xenófobo, eso quiere decir que no tiene compasión, ni amor dentro de él.

De manera que, si no tiene amor dentro de él, todo lo que dice, todo lo que intenta hacer, es teatro. Es hacer lo que hacen los vendedores ambulantes, que vocean para vender sin precio fijo, es decir es un embaucador que sólo va detrás de las ganancias. Ya que para proseguir con la vida que lleva, la manera cómo vive, necesita millones para poder hacerlo.

Dicen que ya se ha gastado una fortuna -13 millones- con los desplazamientos para ir a sus mansiones, porque necesita una gran escolta para defenderlo de los posibles atacantes que quieren hacerle algún mal. Así que, esas palabras tan agresivas, brutales, crueles, dan como resultado el despilfarro.

Algo que también llama la atención es el escrito, que un grupo de psiquiatras, han firmado: un documento en el que dicen que el presidente no está capacitado mentalmente para mandar, para dirigir la nación.