Torni Segarra

Seleccionar página

682. Tú arréglate tus problemas que sólo tú sabes cuáles son. Que en realidad son los mismos que tengo yo. Sólo nos diferencia, el que uno puede ir a la montaña a descansar y otro puede ir al mar, a la playa. Por eso, las acusaciones personales, las observaciones superficiales, en realidad son la consecuencia de la frustración, de la amargura; que se pueden transformar, convertir, en la violencia que todos también llevamos dentro.

 

 

 

683. Si algo es tan natural, como es tener un ejército, como lo tienen todos los países, ¿para qué hacer publicidad sobre los militares? Cuando hay un exceso de halagos, de publicidad, de algo importante, que ha de ser neutral, es que algo no funciona bien.

¿Esa publicidad bélica, tan ferial, como si quisiéramos vender lo militar, se hace en Canadá, EEUU, en Europa? Los militares han de estar en los cuarteles y no en salones educativos; pues son demasiado serios e importantes, para banalizarlos superficialmente con propaganda. Pues, eso sí que realmente los desprestigia; ya que esas actividades son propias de los partidos políticos para captar a los posibles votantes.

 

 

 

 

 

684. Pero, ¿y si esos ciudadanos, a los que representan, quieren que tengan esa imagen? Cada partido político vende lo que él es, su imagen, sus maneras; y los que los votan quieren verlos de la misma manera que cuando los votaron. De lo contrario, ese partido fracasaría, estaría acabado, porque ya no le votarían.

 

 

 

 

 

685. No dignamos lo que no es verdad. A los de izquierdas, no se les puede llamar neonazis fascistas, pues entre los dos tienen pocas cosas, maneras en común. Porque lo que quieren unos, los otros lo rechazan. Unos son racistas, los otros son modernos cosmopolitas; unos son caritativos, quieren justicia social, repartir los bienes y riquezas, los otros lo que les ocurra a los menos afortunados, los pobres, no les conmueve.

 

 

 

 

 

686. Por supuesto, y seguidos por todos los otros. No hay escape, el que roba es ladrón. Y los que los votan para que sigan mandando, son corruptos también, ladrones. ¿Es posible que una persona, que no sea corrupta, ladrona, vote a esos corruptos, indiferentes al sufrimiento que causan?

 

 

 

 

 

687. La esencia del cristianismo, es lo mismo que la esencia del comunismo: todos somos iguales, todos somos hermanos, nos hemos de ayudar unos a otros, tener compasión, caridad, por los menos afortunados.

Y por eso, pasan los años y los siglos, y tanto el cristianismo, como el comunismo, no pierden su esencia eterna. Hay que aclarar, que, el comunismo y el cristianismo, al que me refiero, no tiene nada que ver con las instituciones religiosas, ni políticas que llevan esos nombres.

 

 

 

 

 

688. ¿Ves cómo estás lleno de odio, de rabia, estás completamente obsesionado en destruir a unas personas? Cuando esos que quieres destruir, quieren lo mismo que tú: destruir a los que creen que son sus enemigos. Por lo que, sois colegas, estáis empatados, sois lo mismo: personas que sólo -no saben más- quieren resolver los problemas matando.

 

No les prohíbo, ni me pongo en contra de ellos, ni de ti, en sus maneras, sólo lo estoy describiendo, informando. Porque, los dos creéis que las matanzas son por defensa propia.

 

 

 

 

 

689. No se trata de comprender el idioma o no. Se trata de que la actuación esté respaldada por la ley, y por el mando que da la orden para que se ejecute. Si las órdenes que se reciben no son cumplidas adecuadamente, es cuando llega los enfrentamientos, la violencia, la crueldad. La ley la tienen que cumplir los dos bandos, para que no haya enfrentamientos ni brutalidad ni violencia.

 

 

 

 

 

690. El reto de cada día es ver todo lo que sucede, ver a todos a los que vemos, con tanta pasión que no hay cabida para el ayer, el antes. Todo lo que nos hace sufrir es temporal, del pasado, que nos recuerda todo lo malo que puede volver a ser la vida. O, todo lo bueno, que queremos que se repita en el futuro. Lo que nos llena de angustia. En el sufrimiento del querer y no poder.

 

 

 

 

 

691. Susie, dices: que hay quienes se dedican a forzar el poder con una intención maligna. Pero si eso lo hacen todos los políticos, los dirigentes, los presidentes. En las campañas electorales, desde que empiezan, ya se están difamando, mintiendo, falseando la realidad, con tal de desacreditar al oponente, para que se vea lo malo que es. Y el otro, hace exactamente lo mismo. ¿Estamos de acuerdo?

 

Bien, ahora vienes tú y me dices, que conoces a un candidato, que es el mejor de todos los que se presentan para ser elegido como presidente. Me dices cosas irreales, que no son ciertas: como que no es corrupto, ladrón, marrullero, etc. Pero yo te digo que vives en un mundo de irrealidad, que estás ciega.

 

Pero, al seguir cerrando los ojos a la realidad, estás reaccionando contra los que crees que son tus enemigos, estás llena de odio, de rabia, que te puede llevar a la crueldad.

 

De manera, que hasta que no veas que todos los políticos son básicamente iguales, corruptos, ladrones. no podrás salir de esa dinámica del tú más.

 

Y si no llegas hasta ahí, seguirás adorando a un racista, xenófobo, como si no lo fuera. Un brabucón sin clase alguna -manca finezza-. Y por eso hace todo lo que hace: por vanidad, exhibicionismo, para burlarse y vengarse de los otros, sin importarle que se sepa o le vean sus intenciones. Lo que quiere decir, que pasa de todo. Pudiendo montar tal desastre que ni tan siquiera él se da cuenta del peligro que es.