Torni Segarra

Seleccionar página

334. Roban los dos. Y muchos más también, que todos sabemos quiénes son. Los Trumps españoles, incluidos los europeos, que parece que nunca tengan bastante dinero para satisfacer su vida de derroche y despilfarro, llena de caprichos.

 

 

 

335. ¿Te crees que un trozo de tierra, un país, es como una cosa que has comprado, que te la llevas a tu casa y dices que es solamente tuya? Es por eso, que somos nacionalistas españoles, vascos, ingleses, americanos, alemanes, catalanes. Porque todos se creen que eso es una propiedad solamente suya. Miremos lo que ocurrió en América cuando la invadieron los europeos, tanto los aborígenes como los invasores decían que esa tierra les pertenecía, era solamente de ellos; por lo que, la crueldad, la violencia, la guerra, se desencadenó, generando un genocidio, un holocausto.

Es como si dijéramos que, esa gran nube que pasa por el cielo es solamente mía. Y, claro ante tal estupidez, es preciso que se genere desorden, caos, porque querer imponer algo que no es real ni verdadero, genera división, conflictos, agravios, violencia, dolor, sufrimiento, ausencia de paz.

 

 

 

336. Aunque sólo está unos días en el poder, ya parece que tiene las maneras de un dictador de una república bananera, inculto, superficial, vulgar, cruel y represivo.

 

 

 

337. ¿Quiénes son los que no respetan la ley? Por eso, los que mandan no son de fiar. Les puede el ansia de halagar a sus fanáticos votantes, aunque sean personas ignorantes, que no se enteran de nada, generen con sus actos división, agravios, crueldad, violencia, toda clase de conflictos entre las personas.

Pero los que mandan, han de hacer las cosas de manera para que no se genere división, conflictos, desarmonía entre las personas. Y para eso, hay que ser una persona exquisitamente honesta, legal, justa; y no un materialista, que va detrás de los votantes halagándolos, que, aunque vayan a quemar el mundo, eso no le importa.

 

 

 

338. "Los fascistas del futuro, se llamarán a sí mismos antifascistas" Winston Churchill.

 

Pero él también lo era, cuando asesinaba en sus colonias con armas químicas, insecticida, gas venenoso, a miles de africanos. Y. que cuando le preguntaban, ¿por qué lo hace? Respondía: ¿Y qué quieren que haga?

 

 

 

339. No seas simple, inocente. Eso mismo lo hacen todos. Pues los amigos de mis amigos, son también mis amigos; y los enemigos de mis amigos son también mis enemigos.

 

 

 

340. Eso que dices, no tiene la lógica necesaria para poder vivir civilizadamente. Por eso, a ver si lo captas. Tú tienes treinta años, vives con tus padres y hermanos; y un día decides que ya no quieres vivir con ellos -dejemos las causas, solamente por libertad-. ¿Quién moralmente, humanamente, compasivamente, te puede impedir que tú seas independiente, libre?

 

Por eso, todos los que se oponen a la libertad, son vistos como tiranos, dictadores, etc., inhumanos.

 

 

 

341. Nosotros no sabemos lo que nos deparará el futuro. Pero sí que sabemos que, para que llegue el orden, ha de cesar el conflicto. Que es la consecuencia de la división interna, que al exteriorizarse genera la indiferencia; creando el ‘tú’ y el ‘yo’, el observador separado de lo observado.

 

Por eso, vemos a la naturaleza como algo separado de nosotros, sin el afecto, ni la compasión necesaria para respetarla, cuidarla.

 

 

 

342. ¿Hacia dónde vamos? O, ¿hacia dónde van? Lo importante es saber a qué vamos, ¿qué vamos a hacer y cómo lo hacemos?

 

 

 

343. Dices que: ‘Todo cambio político, siempre es por intereses aviesos inspirados en la sombra por unos grupúsculos de políticos con el apoyo de algún empresario.’ Tú como estás obsesionado en lo tuyo, vas a inventar todo lo que te dé la gana con tal de que lo tuyo siga siendo tuyo. Cuando los romanos, los árabes, etc., llegaron también tenían intereses aviesos inspirados en la sombra por unos grupúsculos de políticos con el apoyo de algún empresario, la banca, etc. Porque todo siempre es lo mismo, ya que se trata de seres humanos que no cambian en lo esencial: todos quieren ganar triunfar, vencer, y para ello han de hacer daño, ser crueles violentos, invadir, hacer la guerra. Pero nosotros ahora podemos decir que no queremos ser crueles, violentos, hacer la guerra. Y para ello hemos de tener empatía, es decir comprensión, compasión por el otro. De manera que no haya ni un vencedor ni un vencido.