Torni Segarra

Seleccionar página

364. Por eso, que no lo podemos ser. No debemos vivir como dictadores, tiranos, haciendo una religión de un país y sus leyes, adorando a una bandera como idólatras, paganos.

Eso es como la violencia, que todos la llevamos dentro: hay que vivir de manera para no excitar esa violencia perenne, que va dentro de todos los hombres. Porque si la excitamos se puede generar el incendio de la guerra.

 

 

365. Lo siento. Si hablas como un maleducado, diciendo palabras que no tienen nada que ver con lo que estamos tratando, no podemos proseguir. Pues es, una pérdida de tiempo.

 

 

366. Las palabras comprensión e investigar están estrechamente relacionadas. Pero la comprensión puede ser sin investigación, sin tiempo. Pues la investigación necesita tiempo para observar, ver, informarse, discutir, abriéndonos el paso para seguir viendo todo lo que sucede. Pero como la investigación no tiene fin, con sus preguntas y respuestas, llegado un momento, ya no sirve para nada. Ya que todo se convierte en una especulación, un entretenimiento.

Pues la comprensión, que es como un capricho, un misterio, de la vida, si llega, es en un instante, en el ahora; es decir, sea cuando llegue, ha de ser ahora, en el ahora, donde estamos más allá del tiempo y el espacio.

 

 

367. Tanto si nos aferramos a la suavidad, como a la dureza, eso es inadecuado.  Ya que la vida, que siempre se está moviendo, cambiando, es la realidad de todo lo que está aconteciendo, donde todo lo engloba, está unido.

 

 

368. Las maneras dictatoriales ya empiezan a contaminarlo todo. De manera que se está viendo realmente quienes son: un grupo de racistas, xenófobos, ricos, multimillonarios, brutales e insensibles la verdad, a la realidad de los menos afortunados.

Ellos no quieren solucionar los problemas de los demás, que tanto han cacareado, ellos quieren seguir siendo ricos, con todas las ventajas e inmunidad que les proporciona. Porque, si solucionaran los problemas, dejarían de ser ricos caprichosos, derrochadores. Y eso, les provocaría un síndrome de abstinencia -un mono- como les sucede a los drogadictos que son dependientes de la droga.  De manera que la situación la tienen complicada; y se complicará también para todos.

 

 

369. Así se construye la riqueza, los imperios: oprimiendo, explotando, siendo brutal y cruel, con los menos afortunados.

Pero la desgracia es, que esa riqueza, esos imperios, no son viables. Porque siempre están en estado de conflicto, de confrontación, de guerra, con los que son explotados, tratados como si no fueran seres humanos, sino infrahumanos.

 

 

370. ¿Es posible que los ricos sean compasivos, justos, igualitarios, honestos, no corruptos? Eso se tiene que demostrar con los hechos en la vida cotidiana. Porque las palabras, sin los hechos que las hacen verdaderas, no sirven de nada. Pues provocan que todo siga igual de desordenado, confuso, como hace cien mil años: división, conflicto, violencia, guerra, con toda su crueldad y miseria.

 

 

371. Ahora se verá quiénes son los que quieren favorecer a los menos afortunados. De momento, los ricos y el partido que votan, se oponen a favorecer a los más desafortunados.

En tanto dinero que roban y siguen diciendo, como siempre, que eso es inviable, que no hay dinero para satisfacer una renta mínima para los menos favorecidos.

 

 

372. La falta de compasión es lo que nos hace fieras brutales, insensibles e indiferentes al dolor.

 

 

373. Pero si tú impones tu ley, también estás actuando como un salvaje. ¿No lo entiendes? No hay salida, porque todos somos iguales: tenemos los mismos derechos y deberes.
Pero ahora llega uno y dice: ‘Yo sí que puedo ser esto o aquello, pero tú no lo puedes ser, ni te dejaré; emplearé toda mi energía para que nunca lo seas.’
Te das cuenta, ¿dónde estamos? Estamos al borde del precipicio y queremos seguir discutiendo si es mejor esto o aquello para apartarnos de ese precipicio.

Por eso, lo que falta es empatía, respeto a todos, honestidad, ausencia de corrupción e inmoralidad.