Torni Segarra

Seleccionar página

397. No lo entiendes. ¿Tú quieres la paz o quieres la violencia, la guerra? Si quieres la paz, no puedes ofender, agraviar, decir mentiras y falsedades.

De lo contrario, nada tiene sentido, todo es absurdo: más violencia, más muertes con sus lloros e histeria, más horror y dolor.

 

 

 

 

398. El que tiene el culo de paja, siempre cree que se lo quieren quemar. Recuerda, que todos somos básicamente iguales, por lo que no hay lugar para esconder lo que se hace, ni manera de mentir. Pues has de saber todas las falsedades y mentiras que diga, ya que tú -todos- también mientes.

 

Puede que te hayas enamorado de es Sr. periodista. Y entonces, por ese amor que le tienes se lo disculpas todo.

 

 

 

399. Todo depende de la aceptación de esa relación con más de una pareja. Pero donde falla es en que la mujer sólo puede tener un marido, aunque éste puede tener todas las que quiera y pueda. Por eso, la poligamia no es paritaria con lo que hace el hombre.

Que, en sus inicios, cuando la mujer dependía tanto de los hombres para poder comer y sobrevivir, es por eso, que el hombre podía tener más de una esposa. Ellos lo presentaban como un servicio, una ayuda, a las mujeres, teñido de religiosidad organizada.

 

 

400. Si se quiere que el amor sea verdadero, tanto el que da como el que recibe han de olvidarse de esa acción; que ya es el pasado. De lo contrario se entra en la dinámica de las retribuciones, de las obligaciones, de la dependencia, de la sumisión.

Cuando el amor, es libertad absoluta con respecto al pasado, a lo que ha sucedido, acaba de suceder, ya sea ahora, como si hace mucho tiempo.

 

 

401. Si no olvidas estás perdido. Porque, no vives en el presente, en el ahora.
Si les dices asesinos a una parte, has de decir asesinos a los otros, a la otra parte enfrentada en el conflicto, en esa guerra.

Y es por eso, que hablas con rencor, con ganas de venganza. Toda guerra para que acabe de verdad, los dos bandos han de reconocer que han matado, han torturado, han hecho cosas sucias como espiarse de todas las maneras, contratar ejecutores para despistar a los otros y así poder eliminar, matar, secuestrar, todo ello al margen de la ley. Por eso, los dos bandos matan como pueden, como les dejan, ya que, aunque estén en guerra, se contienen para no escandalizar a los que simpatizan con ellos, los apoyan.

 

 

402. Contrastar una persona con otra para denigrar a una de ellas, poniendo a una como ejemplo del bien y la otra del mal, eso genera desorden. Pues genera división y conflicto, que es la causa y el origen de todo el desorden: racismo, crueldad, xenofobia, corrupción, inmoralidad, violencia, indiferencia al dolor que generamos en los demás.

 

 

403. Eso se asemeja a lo que hicieron los nazis con los judíos: como había unos que se enfrentaban a ellos, decidieron que todos los judíos eran sus enemigos, a los que había que eliminar.

Y, eso es una aberración que hacen los dictadores, los tiranos, por culpa de unos lo pagan todos. Por lo que, el problema no se resuelve, sino que se incrementa al desencadenarse los enfrentamientos, la guerra, con los que no la quieren ni hacen nada ilegal que vaya en contra de nadie.

Es como en los colegios, donde alguien ha hecho una maldad, y el profesor dice que si no sale el que lo ha hecho lo van a pagar todos, porque son sospechosos. Sin preguntarse el profesor, ¿por qué es que ha sucedido esa cosa tan perturbadora del orden en la escuela?

 

 

404. Tanto que necesitan la ley escrita, que imponen a sangre y fuego cuando lo necesitan. Ahora le dan la espalda, se ponen fuera de la ley, creando más desorden -al dictar una ley que no distingue el que delinque y el que no-, sufrimiento y dolor a personas que nada tienen que ver con los terroristas que persiguen.